Ad Clicks : Ad Views :
Home / Opinion / Un punto de inflexión

Un punto de inflexión

Las  elecciones al Parlamento Europeo del pasado día 25 han supuesto  un serio aviso a los dos grandes partidos. El PP ha ganado, por ser el partido más votado, lo cual tiene su mérito a la vista de la  terrible crisis  económica que ha tenido que gestionar. Pero  aún así su   victoria es amarga, pues ha dejado en el camino  una gran  parte del apoyo electoral  con el que antes contaba. ¿Qué ha pasado para llegar a esto?

Teodoro Sanz Rivas, concejal del PP en el Ayto. de Codorniz (Segovia)

No hemos sabido  desde el principio trasladar a la opinión pública: la enorme gravedad de la crisis; la necesidad absoluta de las medidas tomadas, la falta de alternativa a esas medidas, la independencia  de gobierno económico mantenida  consiguiendo no ser intervenidos por la Comisión; la corrección de la destrucción del empleo, y su posterior  parada  y estabilización económica;  el beneficio de las medidas para mantener abiertas las empresas y los servicios públicos; el privilegio que se ha mantenido del empleo público, pese  al enorme y disparatado gasto; y el mantenimiento del Estado de Bienestar con sus servicios  funcionando. Todo esto estaba  en un serio peligro, todo esto se ha salvado; pero nada de esto  se ha publicitado lo suficiente.  Los mismos que tenían garantizado su puesto  y su servicio público fueron movilizados contra un Gobierno que luchaba para mantener el Estado de Bienestar.  Y a eso no se le dio  una respuesta de  explicación sobre la necesidad de las medidas adoptadas, y la  supervivencia del Estado de Bienestar  para todos. Cualquier “ recorte”  se concibe como una  violación de un derecho  , no como una medida coyuntural que ayudará  a salvar y mantener  los  servicios públicos básicos.

Y en este clima  de falta de explicaciones, de movilizaciones sin respuesta contra el Gobierno,  se celebran las Elecciones al Parlamento Europeo. Y  más  de lo mismo: no se toma la iniciativa, y  al final durante días y días la campaña electoral gira entorno a  una anécdota personal, nada que se refiera a los importantísimos asuntos que se deciden en Europa y afectan de lleno a la vida  de los ciudadanos españoles. Se buscó  por parte de nuestros adversarios la confrontación en asuntos internos; y no  se  estuvo  al quite, y no se llegó a  hacer visible la importancia de los programas respecto a los problemas que se resuelven en el Parlamento Europeo. Que  tenemos  el mejor candidato no cabe duda, como ahora  tenemos la mejor Ministra de Agricultura, en igualdad de preparación  como  nuestra queridísima Loyola de Palacio, ambos necesarios para  las duras  negociaciones  en materia de   política agraria común, y de la pesca.

Lo que no  se hizo a tiempo, habrá que hacerlo ahora,  sin pausa alguna. Explicación de la oportunidad y bondad de las medidas de gobierno; explicación, una y mil veces, del mantenimiento del Estado de Bienestar; explicación  una y mil veces de los avances en afiliación a la Seguridad Social  y empleo; explicación  una y mil veces de que no hay privatización ni de la Educación  ni de la Sanidad públicas mientras los ciudadanos no paguen una factura a una empresa privada, es decir, hacer frente  con contundencia a la demagogia  de quienes pretenden hacer creer a los ciudadanos que estamos en un Estado ultraliberal. Nada más lejos de la realidad: seguimos protegiendo a nuestros  conciudadanos mayores, a nuestros conciudadanos enfermos,  a nuestros conciudadanos estudiantes,  a nuestros conciudadanos trabajadores;  no tanto como quisiéramos, porque los medios económicos, por definición, son limitados, pero ahí seguimos. Pese a la crisis, España no ha naufragado, porque  ha tenido un Gobierno responsable que ha dirigido  el sacrificio colectivo  en pro del bien común. A otros países de la UE no les ha ido igual, han sido intervenidos, y sus medidas han sido aún más duras que en España. Eso es también una realidad.

Claro que hay esperanza. Pero no basta con saberlo,  hay que  anunciar la esperanza, hay que justificar con datos la mejoría económica, hay que rebatir  el populismo demagógico de quienes pretenden resucitar a estas alturas proyectos sociales experimentados y fracasados. Hay que combatir. Y combatir desde el ejemplo de la integridad  personal de los responsables políticos. Cualquier implicado en cualquier causa judicial por corrupción debe ser automáticamente apartado.

El Partido Popular,  nuestro partido, el que sostiene  al Gobierno de España, el que fue concebido y parido  para servir a España, debe aprestarse  a  un nuevo combate: hacer renacer la ilusión y el orgullo   en los   españoles.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar