Ad Clicks : Ad Views :
Home / Editorial / Errores en el programa de fiestas de San Roque en Aldeamayor

Errores en el programa de fiestas de San Roque en Aldeamayor

El programa de fiestas de Aldeamayor ya está en la calle. Se puede estar de acuerdo con las actividades, y elaborar un programa a gusto de todo el mundo es imposible, pero hay aspectos formales que no se pueden pasar por alto.

 Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

El 2 de septiembre de 2012, durante la presentación de  un libro sobre la historia de la Cofradía de Compasco, publicado la Asociación Villa de Aldeamayor, el profesor de la Universidad de Valladolid y director del Centro de Estudios de la Tradición, José Luis Alonso Ponga, señalaba lo siguiente en alusión a las tradiciones: "En una época de crisis como la actual hay que pensar que si en los pueblos no tenemos eso, nos quedamos sin nada". Abogaba además este eminente docente por atraer a las tradiciones del municipio "por encima de su contenido religioso" a los nuevos habitantes de los pueblos que han llegado en los últimos años a las urbanizaciones.

Tradiciones en Aldeamayor hay unas cuantas: algunas, como las fiestas en honor a San Roque, a la Virgen de Compasco o la puesta del Mayo, perviven desde hace cientos de años; otras, como el Privilegio de Villazgo se pueden considerar una celebración tradicional por su arraigo entre la población a pesar de que sólo lleve desarrollándose algo más de una década. Incluso perdimos algunas como la celebración, a finales de febrero o primeros de marzo, de la fiesta de los Quintos y dejamos de ver a los mozos que entraban en quinta votar aquel gorro negro y rojo de badana.

Si nos centramos en las fiestas de San Roque, hay tres días de especial importancia para la mayoría de los que han nacido y se han criado en esta llana tierra: el día 15 de agosto, Día de Nuestra Señora de la Asunción, que es cuando se traslada al santo desde su ermita hasta la iglesia; el día 16, día en el que se conmemora su festividad, y el día 24 de agosto, día de San Bartolomé Apóstol, en el que se devuelve la talla del santo nacido en Montpellier de nuevo a su ermita. ¿Pero por qué el día 24 precisamente? En su origen, la tradición  de San Roque se limitaba a que su imagen, aposentada en la ermita durante todo el año, se trasladara a la iglesia y fuera honrada con una novena –nueve días- a contar desde el 16 de agosto y justo el 24 en agradecimiento de la intercesión del santo en la cura de la peste. Tras el rezo del último día, se partía de regreso a la ermita y se depositaba la talla hasta el año siguiente.

Resulta curioso que en el programa de fiestas patronales de Aldeamayor, repartido en los domicilios en los últimos días y en el que otra vez se vuelve a omitir –y ya van unos cuantos años- el nombre de San Roque en la portada, a quien corresponda se le haya olvidado citar que el día 24 a eso de las 19:00 de la tarde suele haber –desde hace siglos- una misa y una posterior procesión desde la iglesia hasta la ermita. Procesión, por cierto, que se realiza por calles totalmente distintas a las que sirven de vereda el día 15.

El pasado año el programa –y mira que se les avisó- contenía errores de bulto como añadir una misa imaginaria el día 15 por la tarde y omitirla el día 16 al mediodía.  Este año la perla del folleto es la ausencia del traslado del patrón del día 24. Visto lo visto, lo de los errores tipográficos de imprenta y lo de echar la culpa al mensajero ya no cuela. Desde este medio nos inclinamos por varias posibles opciones:

Opción humanitaria: La primera es que desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Aldeamayor se estime que la ermita no cumple las mínimas condiciones  de calor y humedad para que la talla permanezca allí y quieran preservarla guardada todo el año en la iglesia. Desde aquí les queremos advertir que según cuenta la leyenda, la talla que está en la ermita es un poco puñetera y no le guste que la cambien de residencia más que en los nueve días que la tradición manda.

Opción anti religiosa: La segunda es que quienes han diseñado el programa tanto en su contenido como en difusión –el equipo de gobierno nuevamente-, quieran ir minando poco a poco la tradición y la base de las fiestas patronales de Aldeamayor hasta convertirlas en unas fiestas de los novillos –como muy respetablemente se hace en otros municipios como La Seca o La Pedraja- sin ninguna connotación religiosa. Pero en Aldeamayor eso no cuela. Si no quieren ir a misa, que no vayan, pero que al menos no alteren el estado de las cosas ni falseen la realidad. Por suerte, festividades como la de Compasco se sigue organizando por una cofradía, porque si por algunos fuera, el primer domingo de septiembre se celebraría la Romería de la Tortilla en vez de una romería en honor a la Virgen. Da la impresión de que las tradiciones les importan un pito salvo para salir en la foto.

Opción "hay que estar a lo que hay que estar": La tercera opción que puede justificar estos errores y olvidos garrafales es el pasotismo, la desidia, el desconocimiento y la incompetencia de quienes tienen la responsabilidad de elaborar el programa de fiestas: concejales delegados y alcalde. No busquen más culpables. Y los cuatro adjetivos que acabamos de enumerar se los decimos con cariño y siempre con afán constructivo para que en próximas ocasiones pongan más atención e interés y no se escuden en excusas fáciles como los errores de imprenta o de algún trabajador municipal o surrealistas como que la Guardia Civil prohibió realizar la procesión de traslado del 24 igual que no dejó cocinar la paella del Villazgo como se viene haciendo desde 2002. Parafraseando a un ex alcalde de esta villa, “hay que estar a lo que hay que estar” y éstos ni están ni se les espera.

Desear desde aquí que el programa festivo se cumpla sin ningún incidente por el bien de todos y desear a los lectores de este medio digital unas felices fiestas patronales de San Roque 2014.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar