Ad Clicks : Ad Views :
Home / Editorial / Suspensión de Pingüinos y ecologismo radical

Suspensión de Pingüinos y ecologismo radical

Una sucesión de noticias durante esta semana han hecho que la suspensión de la concentración de Pingüinos no sorprenda, pero sí indigne tanto a una gran parte de vallisoletanos como a los aficionados a las motos que venían del resto del país y del mundo.

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

La carta remitida por el Club Turismoto, ente organizador, deja bien claros los motivos de esta suspensión. Las continuas denuncias por parte de varios grupos ecologistas, que se vienen prolongando durante años, han conseguido que los organizadores no tengan un emplazamiento para dicha congregación. Con la “justicia” como aliada y en pro de la “defensa del medio ambiente” han forzado que Turismoto desista en su noble afán de traer cada año a Valladolid a miles de Pingüinos. Y es que esta cita del motor goza de una vasta reputación entre los aficionados del motor de todo el globo, pero no solo eso: un gran número de vallisoletanos se ha acercado en una u otra ocasión a las diversas actividades que se hacen tanto en la capital como en varios pueblos de alrededor de esta y crean una rica vida social. Se puede añadir más puesto que la llegada de estos más de 27.000 motoristas deja una riqueza económica en toda la provincia. El impacto directo y que afecta principalmente a la hostelería está cifrado en unos cuatro millones de euros pero todo el movimiento que crea  ayuda a que la ciudad prospere.

Sin embargo, esta prosperidad no se puede entender únicamente con cifras económicas, y que no son nada despreciables, sino que la sinergia de personas provenientes de diferentes regiones y culturas y que puede parecer meramente lúdica contiene una gran carga social y cultural.

Si bien los ecologistas “sandía”, como les ha denominado de la Riva, se aferran a una supuesta defensa del medio ambiente, que realmente no queda clara, no se puede dejar de lado la propia libertad del resto de participantes a los que se ha censurado e impedido que se reúnan de manera autónoma para realizar una actividad en la que las ventajas superan considerablemente los pequeños inconvenientes. Lejos de granjearse el amor del prójimo, estos amantes de lo verde están perdiendo credibilidad entre el común de los mortales puesto que con estas y otras actuaciones no queda claro que se beneficie al medioambiente pero salta a la vista que se hace un destrozo económico importante a la sociedad y no a las clases políticas ni a los de las tarjetas opacas sino a al carnicero, al frutero, al hostelero, al camarero o a la señora de la limpieza. Puesto que parece que repudian al semejante, sería deseable que abandonaran esta existencia mundana y vacía, así como el ruido y la polución, se trasladaran a vivir a esos bosques que tanto aman para iniciar una vida mucho más espiritual y en simbiosis con la madre Naturaleza viviendo exclusivamente de lo que ella les proporcione, cubriendo sus partes con hojas de chopo, alimentándose con larvas y raíces y cobijándose de la lluvia y de las inclemencias al abrigo de los árboles.  

Desde este periódico digital queremos valorar muy positivamente la actividad del Club Turismoto y apoyarlo en su resistencia ante la persecución que están sufriendo injustificadamente por algunos colectivos minoritarios que únicamente buscan primar sus intereses personales.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar