Ad Clicks : Ad Views :
Home / Opinion / Tempus fugit

Tempus fugit

El tiempo pasa y nadie lo para. Es evidente; lleva un ritmo superior a cualquiera de nosotros.La vida está llena de situaciones y, esas situaciones, de acontecimientos. Hay acontecimientos que te marcan y que dejan huella. Y otros que suceden sin más, ocurren y en pasado quedan.

Pero yo quiero hablar de esos acontecimientos que se cuentan en pasado, marcan el presente y deciden tu futuro. Son puntos de inflexión en la vida que cierran etapas y abren puertas, pero… ¿siempre se abre la puerta que queremos? Pensémoslo.

Cuento con orgullo, en el presente, un acontecimiento que he vivido –confieso, no volveré a vivir– y que me supone el fin de una etapa, así como el inicio de una nueva aventura. Es de ese tipo de celebraciones que tienen que pasar en tu vida y ya está; aunque en muchas ocasiones no nos demos cuenta de lo que suponen –o no queremos enterarnos–.

Principio. Caída, éxito, ruina, poder, riqueza, fama, pobreza, alegrías, tristezas… Fin. Así es, multitud de situaciones que te van a suponer diversos estados, emociones y sentimientos.

Está en tu mano saber aprovecharlas, de hacer lo malo menos malo y de lo bueno lo mejor y superior. Tú eres ese cerrajero que abre la puerta de tu futuro. No dejes que alguien decida por ti tu mañana, desarrolle tu presente y cuente –con pena– tu pasado.

Sal a la calle y grita a los cuatro vientos que hoy estás aquí, que el tiempo vuela y tú vas detrás, arrastrado por todas esas situaciones de las que hablaba al principio. No desperdicies ni una sola milésima con el ceño fruncido, enfadado o apenado.

Hoy, cuando estés en el bar, tómate un café, tranquilamente. Piensa en todo lo que te hace feliz y todo lo que te preocupa. Ponlo en una balanza mental y pregúntate qué pesa más, si lo malo o lo bueno. La jornada de reflexión empieza hoy.

Sé feliz. 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar