Ad Clicks : Ad Views :
Home / Toros / Puerta grande para Ricardo Maldonado y Gerardo Rivera en la última de Laguna de Duero

Puerta grande para Ricardo Maldonado y Gerardo Rivera en la última de Laguna de Duero

Ayer jueves finalizaron las  tardes de toros en el coso lagunero con la lidia de seis novillos de la ganadería El Raso de Portillo, la más antigua de España. Ricardo Maldonado y Gerardo Rivera salieron a hombros.

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

De capas negras, bien presentados y con un peso medio de algo más de 500 kilos, fueron las reses a las que dieron muerte  los destacados novilleros Roberto Blanco de Medina del Campo, el vallisoletano Ricardo Maldonado y el mejicano, aunque afincado en Tudela de Duero, Gerardo Rivera.

El primero de la tarde, sin duda el peor de todo el festejo, le tocó en suerte a Roberto Blanco. El de Medina del Campo no pudo darle una buena lidia. Por si esto fuera poco, el diestro sufrió un revolcón, mató a la cuarta estocada y tuvo que usar hasta en dos ocasiones el descabello. En el segundo de su lote, salió un novillo con el hierro del Quiñón –de Aldeamayor de San Martín- con el que también sufrió otro revolcón. Le hizo una faena medianamente buena pero de nuevo el fatal uso de la espada, volvió a dejarle sin oreja.

El segundo novillo fue para el vallisoletano Ricardo Maldonado que venía de abrir la puerta grande la tarde anterior en el coso del Paseo Zorrilla de Valladolid. Le tocó un gran novillo con el que  pudo hacer una gran faena, mató con una estocada tendida, pero a pesar de ello le fueron otorgadas dos orejas y el novillo dio la vuelta al ruedo. En el cuarto, segundo de su lote, cambiaron las tornas, hizo una más pobre que la primera y optó por abreviar el toreo de muleta. Mató de una buena estocada, pero  no se mereció cortar ninguna oreja.

Al mejicano Gerardo Rivera le tocó el lote más desigual en cuanto a peso, lidiando al más pequeño y al más grande la tarde, 490 y 530 kilos respectivamente. El propio novillero ejerció de banderillero, poniendo muy buenos pares. En el primero de su lote hizo buena faena aunque el novillo tiraba a mansurrón. Rivera entendió al animal y con una muy buena estocada terminó su faena, cortando las dos orejas. En la vuelta que dio al ruedo el joven novillero, pidió que le acompañara el mayoral de la ganadería, Rafael Agudo. En el segundo de su lote y último de la tarde y de la Feria 2014, Rivera sufrió un revolcón, sin consecuencia alguna. El joven hizo muy buena faena, incluso mejor que la anterior, pero los aceros le jugaron una mala pasada y mató de dos estocadas. Le fue concedida una oreja  por gran petición del público.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar