Ad Clicks : Ad Views :
Home / Actualidad deportiva / ENTREVISTA CON JESÚS DE LA TORRE, ENTRENADOR VALLISOLETANO DE FÚTBOL ACTUALMENTE EN CHINA

ENTREVISTA CON JESÚS DE LA TORRE, ENTRENADOR VALLISOLETANO DE FÚTBOL ACTUALMENTE EN CHINA

“Si no eres un exjugador profesional tus oportunidades para entrenar en España son bastante limitadas”
“De los chinos admiro su capacidad de sacrificio y trabajo y el respeto hacia la autoridad”

Jesús de la Torre Cuadrado.

Juan José Villalba Pinilla@Juanillo_v_p

El 1 de septiembre de 2016 el joven entrenador vallisoletano de fútbol Jesús de la Torre Cuadrado, que ha dirigido a equipos de la provincia como el C.D. Villa de Simancas, C.D. Boecillo, C.D. Mojados o el C.D. Rioseco, iniciaba una nueva etapa en su vida profesional y en su relación con este deporte al marchar, nada más y nada menos, hasta la ciudad de Shanghái a realizar tareas de fútbol base.

Tras unos días de vacaciones en España, que ha aprovechado para estar con familia, amigos y para visitar a muchos de sus exjugadores y excompañeros, mañana regresa a China. Hemos mantenido con él una conversación para conocer qué le ha llevado hasta allí y cómo es su trabajo y su vida a miles de kilómetros de su Valladolid natal.

P.: ¿Cómo te embarcas en esta aventura?

R.: Tras conseguir el título de Director Metodológico pedí hacer las prácticas en las escuelas de la Federación Española de Fútbol. A los responsables de las escuelas les gustó mi forma de entrenar y me ofrecieron la posibilidad de participar en alguno de sus proyectos. Apareció esta oportunidad, lo hablé con la familia y me sumé a ella.

P.: ¿No había posibilidades de dar el salto al mundo del fútbol profesional en España?

R.: Yo tenía claro que si no eres un exjugador profesional tus oportunidades para entrenar en España son bastante limitadas y si te quieres ganar la vida en el mundo del fútbol te toca marcharte a entrenar fuera.

P.: ¿En qué consiste exactamente tu labor?

R.: Uno de los grandes propósitos de las autoridades chinas a nivel deportivo es conseguir ser una potencia mundial de fútbol en el plazo de veinte años. Nuestro trabajo consiste en la formación de jugadores y entrenadores. Acudimos a dos de los colegios más importantes de Shanghái a entrenar a los chavales y los fines de semana acudimos a clubes a formar a entrenadores. Las condiciones de trabajo son magníficas: las instalaciones son impresionantes -incluso trabajamos en estadios nuevos que sólo se utilizan para esto- y nos proporcionan todo el material que necesitamos.

La segunda parte del proyecto para el que ha sido contratada la Federación es la creación de pequeñas ligas de fútbol base puesto que actualmente no existe competición a estos niveles.

P.: ¿Ves posibilidades de que el fútbol chino logre ese objetivo?

R.: Yo creo que sí porque hay chavales, los que pertenecen a clubes grandes, que llevan años trabajando con entrenadores extranjeros y siguiendo una política más europea.

Desde mi punto de vista lo fundamental es que se dé un cambio en la manera de pensar del ciudadano chino ya que nos estamos encontrando que los padres sólo apuntan a sus hijos si se les garantiza que van a ser profesionales del fútbol y eso nadie lo puede saber. No los apuntan con el fin de que practiquen un deporte y adquieran hábitos saludables sino en la medida en que esto es un medio para un fin laboral.

P.: ¿Hay calidad entre los chicos con los que trabajáis?

R.: Nos estamos encontrando con que hay chavales que están por encima de la media en cuanto a sus cualidades técnicas; lo que ocurre es que no se les ha formado bien ya que el nivel de los entrenadores chinos es muy bajo. Para obtener el título de entrenador en China basta con tener un título universitario y realizar un curso durante unas semanas, algo impensable en España. Además, y es algo que yo les recomiendo porque a mí me lo recomendaron mis profesores, siempre hay que formarse y leer todas las novedades que sobre la materia van saliendo. Ellos cuentan con la limitación de que hay poca bibliografía traducida al chino.

Por otro lado, al no haber competición estable sino torneos esporádicos, es difícil hacer una comparativa de un niño chico con un niño de su misma edad que juega al fútbol por ejemplo en España.

P.: Centrando la conversación en tu persona, ¿cómo te definirías como entrenador?

R.: Soy un entrenador al que le gusta hacérselo fácil a los jugadores y adaptar el sistema de juego a las condiciones de las plantillas con la que me he encontrado, buscando mejorar al jugador y al equipo; no puedo imponer a un grupo un esquema que no vaya con sus características. A todos nos gustaría poder jugar como los equipos de Guardiola, pero para eso necesitas tener unos jugadores con unas características específicas, de mucha calidad y poder fichar lo que quieras.

P.: ¿Con qué entrenador de los actuales te identificas?

R.: Me encanta Sampaoli y me encanta como juegan sus equipos, si bien creo que mucha culpa del éxito de este entrenador la tiene su segundo, Juanma Lillo. A éste lo he visto en varias conferencias y he leído varios libros y me parece una pasada. Sus conocimientos y el carácter y rigor de Sampaoli se complementan muy bien.

P.: ¿Y al margen de tu trabajo, cómo es tu vida en China?

R.: Para empezar, tengo que reconocer que no me he adaptado al horario de las comidas. En China amanece muy pronto, se come a las once de la mañana y se cena a las seis de la tarde pero yo no puedo y sigo haciéndolo al modo occidental puesto que mis horarios de trabajo me lo permiten.

Estoy en un piso con otro compañero. La ciudad es espectacular, el metro es súper seguro y en el tiempo de ocio intentamos ver todo tipo de museos, zonas antiguas donde hay edificios de corte oriental y zonas nuevas llenas de rascacielos y, en suma, empaparnos de su cultura.

P.: ¿Es duro estar tan alejado de la familia?

R.:Claro que sí, aunque al menos las nuevas tecnologías me permiten hablar y ver a mi mujer y mis hijos todos los días.

P.: Por último me gustaría que me comentaras qué cualidad de los chinos es la que más valoras.

R.: Sin duda la capacidad de sacrificio y trabajo y el respeto hacia la autoridad. Ambas son mucho más grandes que en España y algo que se agradece.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar