Ad Clicks : Ad Views :
Home / Cultura, Ocio y Turismo / Ayer se presentó un libro sobre la antigua Iglesia de Viana de Cega

Ayer se presentó un libro sobre la antigua Iglesia de Viana de Cega

Su autora es la académica de Bellas Artes Eloísa Wattemberg García. Los ejemplares se pueden adquirir al simbólico precio de un euro en el Ayuntamiento, en el Centro de Mayores y en la Casa de Cultura de Viana de Cega. La recaudación irá destinada al Banco de Alimentos de Valladolid.

El alcalde, Alberto Collantes, junto a la autora del libro, Eloísa Wattemberg García.

Juan J. Villalba Pinilla

El Salón de Plenos de la Casa Consistorial de Viana se quedó pequeño para albergar al gran número de vecinos que quiso ser testigo en la tarde de ayer de la presentación del libro “La Antigua iglesia de Viana de Cega”. La obra, editada por el Ayuntamiento de Viana, ha sido realizada por Eloisa Wattember García, licenciada en Filosofía y Letras –Sección de Historia- y Académica de la Real de Bellas Artes de la Purísima Concepción a partir de los trabajos que ella misma publicó en el Boletín número 47 de Real Academia en 2012. En la presentación del acto, en la que estuvo acompañada por el alcalde, Alberto Collantes Velasco, la autora relató cómo tras llevar 35 años residiendo en Viana se le despertó la curiosidad acerca de dónde estuvo y qué había ocurrido con la antigua iglesia pues la que ella veía cada día era demasiado moderna. Había pocas referencias sobre el antiguo templo vianero y por ello sus primeras fuentes fueron los libros de fábrica y el testimonio de muchos de los vecinos de la localidad a los que quiso dar las gracias por su colaboración y testimonio.

Tras esta introducción, la autora entró directamente a enumerar los diferentes capítulos en los que se vertebran las 40 páginas del libro, magníficamente ilustradas con fotografías cedidas por vecinos o por el Ayuntamiento, y en los que se van enunciando aspectos relativos a sus orígenes del antiguo templo y a su ubicación en la margen del río Cega, a los diferentes nombres que tuvo hasta su desaparición, a sus bienes y, por supuesto, a su evolución a lo largo de los siglos incluidos su deterioro progresivo –causas incluidas- y su derribo a mediados de los años 60 del siglo XX.

En torno a esos grandes capítulos la autora indica, entre otros detalles, que los orígenes de la ya desparecida iglesia se remontan al siglo XII, que no siempre estuvo dedicada a Nuestra Señora de las Nieves, como recuerdan los más ancianos del pueblo, sino que también llevó el nombre de otras advocaciones marianas como Nuestra Señora de la Asunción, de los Remedios, de la Alegría o de la Purificación y que en ella se guardaron imágenes que han llegado hasta nuestros días como cristos crucificados, las tallas de San Roque y San Blas y la del Crucificado de Alejo de Vahía que preside el presbiterio de la iglesia nueva y que llegó a Viana a principios de los 60 procedente del antiguo Seminario.

Capítulo aparte merecen por su importancia, pues ocupan casi la mitad del libro, las páginas dedicadas al magnífico retablo cuya venta sirvió para financiar la construcción de la nueva iglesia y que se encuentra expuesto en la capilla del Alcázar de Segovia. 

Se trata de un retablo hispanoflamenco del primer tercio siglo XVI atribuido al Maestro de Portillo, un pintor cuya biografía se desconoce, aunque se le considera seguidor de Pedro Berruguete con influencias por modelos flamenco como Juan de Borgoña. Se cree que el retablo pudo llegar a Viana procedente de la desaparecida Cartuja de Nuestra Señora de Aniago en Valladolid. En 1962 el retablo fue vendido para, tal y como citan las fuentes, a las que aludió Wattemberg, sufragar la construcción de la iglesia nueva ante el precario estado de la antigua construcción. Sobre este último aspecto, la autora señaló que todos los detalles de la venta se encuentran perfectamente justificados por el que fuera párroco en aquel año, Lucio Martínez. Respecto a este polémico punto, Alberto Collantes también hizo hincapié en la necesidad de “no juzgar con la mentalidad del siglo XXI una decisión que hubo que tomar hace 50 años en base a una emergencia”. Al margen de aspectos históricos, fechas y nombres, que aparecen relacionados con la venta del retablo al Patronato del Alcázar, en sucesivas páginas se muestran al detalle las diferentes partes que lo componían citando qué personajes son los que aparecen en cada una de ellas.

Finalizado la parte en la que Eloisa Wattemberg expuso su trabajo, desde el público se la formulón alguna que otra cuestión e incluso se relataron anécdotas relacionadas con la antigua iglesia. El acto finalizó con la entrega de unos obsequios –un libro sobre Viana de Cega y una réplica en barro de la antigua iglesia- a la autora del trabajo y a su esposo, Jesús Simmross, que ha colaborado tanto en la edición del libro como en la elaboración de la réplica del retablo que se puede ver actualmente en la iglesia nueva, a Paco Herrero, representante del Banco de Alimentos a cuyo beneficio irá la recaudación de la venta de los ejemplares, que se pueden adquirir al precio de un euro en la Casa de Cultura, en el Centro Social de Mayores y en el Ayuntamiento; al párroco, Julio de Miguel, a una sobrina de Lucio Martínez y a Pedro Pablo Pérez Espartero en memoria de su padre, Pedro Pérez Casares, que fuera alcalde el año de la construcción de la nueva iglesia. 

Público asistente al acto. 

Artículos relacionados:

VIANA DE CEGA CONMEMORA LOS 50 AÑOS DE SU IGLESIA

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar