Ad Clicks : Ad Views :
Home / Sociedad / La Diputación de Valladolid consolida sus políticas contra la exclusión social

La Diputación de Valladolid consolida sus políticas contra la exclusión social

En la mañana del viernes firmó  convenios de colaboración con Cáritas, Cruz Roja y la Fundación Banco de Alimentos. Estos convenios suscritos consolidan la política contra la exclusión social que desarrolla la Diputación de Valladolid según ha señalado Jesús Julio Carnero.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha firmado en el día de hoy sendos convenios de colaboración con el Delegado y Director de Cáritas Valladolid, Jesús García Gallo, con la Presienta de la Asamblea Local de Cruz Roja, Marta Varas Aragón, y con el presidente en funciones de la Fundación Banco de Alimentos, Fernando Company, por los que la Institución provincial destina 170.000 euros a diferentes programas de lucha contra la exclusión social.

En concreto, se prorroga el convenio firmado el pasado años con Cáritas y Cruz Roja para ayudar a paliar las situaciones de desahucio causadas por la crisis a familias de municipios de menos de 20.000 habitantes de nuestra provincia, incrementando la cifra hasta los 110.000 euros, cantidad se divide a partes iguales entre ambas organizaciones.

A ello se une un nuevo convenio, en este caso con la Fundación Banco de Alimentos, que cumple el doble objetivo de procurar que ningún menor sufra restricciones en su alimentación que puedan afectar a su desarrollo fisiológico, biológico o psicológico, así como intentar facilitar una alimentación más saludable, completa y equilibrada mediante la distribución de productos frescos y perecederos, que no forman parte del habitual reparto que realiza la Fundación, centrada sobre todo en alimentos no perecederos.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha señalado que “muchas familias están viviendo un momento crítico, están sufriendo lo peor de la crisis económica. Es por ello que la Diputación de Valladolid está realizando un importante esfuerzo para defender los derechos de las personas con problemas que viven en nuestro mundo rural con un notable esfuerzo en su política contra la exclusión social, que desarrolla bien a través de actuaciones directas, bien con acciones en colaboración con otras administraciones”.

Al mismo tiempo ha señalado que los convenios suscritos hoy “consolidan la política contra la exclusión social que desarrolla la Diputación de Valladolid, al unir nuestros esfuerzos al trabajo de entidades como Cáritas, Cruz Roja y la Fundación Banco de Alimentos, entidades cuyo trabajo ha sido reconocido con galardones como el Premio Príncipe de Asturias o el Premio Castilla y León de los Valores Humanos 2012. El trabajo de estas tres instituciones en un modelo a seguir y para la Diputación de Valladolid es un orgullo poder colaborar con ellas”.

Tras recordar que las políticas sociales son un pilar esencial en la actuación de la In stitución, tal y como refleja el primer punto del pacto de legislatura propuesto a los tres grupos por el presidente de la Diputación en el último Debate del Estado de la Provincia, Jesús Julio Carnero ha señalado que “esa apuesta se demuestra en el incremento notable del esfuerzo económico desarrollado estos últimos dos años”.

En concreto, de los 57.532 euros destinados en 2012 a ayudas de emergencia social se ha pasado en el presente ejercicio hasta 215.000 euros, “es decir, las cantidades se han incrementado en dos años un 374%”. El dato es más significativo aún en el total de las ayudas destinadas a combatir la exclusión social, que han pasado de 112.315 euros en 2012 a 489.525 euros en 2014, lo que supone un incremento en dos años del 435,85%.

Ayudas a familias en riesgo de desahucio

Los convenios suscritos hoy con Cáritas y Cruz Roja prorrogan el acuerdo suscrito hace un año con ambas organizaciones e incrementa las ayudas hasta los 110.000 euros, repartidos a partes iguales. El objetivo es desarrollar la concesión de ayudas al alquiler a personas y familias en situación de desahucio, que hayan perdido su vivienda habitual como consecuencia del impago de las cuotas establecidas en un préstamo hipotecario o en un contrato de alquiler.

Se mantienen los criterios establecidos el pasado año, por lo que podrán beneficiarse de estas ayudas las personas individuales o unidades familiares que hayan sido desalojadas de su vivienda habitual por impago de cuotas hipotecarias o del alquiler concertado, y que estén empadronadas en un municipio de la provincia de Valladolid con menos de 20.000 habitantes. No obstante, en función de las circunstancias concurrentes, podrá obviarse este requisito. La vivienda a ocupar en alquiler debe ubicarse  en un municipio de la provincia de Valladolid, excluida la capital.

También se mantienen los dos tipos de ayudas que se conceden: el 100% del precio del alquiler por un periodo de hasta 6 meses, o bien, el 50% del precio del alquiler para un periodo de hasta 12 meses, y el importe mensual a abonar será el del coste del alquiler y, en todo caso, un máximo de 400 €/mes, siendo el importe medio concedido de 2.154 euros por familia.

Por otro lado, la Diputación de Valladolid está adherida al Servicio Integral de Atención a Personas en Riesgo de Desahucio coordinado por la Junta de Castilla y León a través de la Oficina Provincial de la Diputación, que ha atendido un total de 214 casos desde el pasado 1 de enero de 2013, de los que 138, el 65% del total, han derivado con informe propuesta de viabilidad  a la oficina central de la Junta para que ésta mediara con la entidad financiera. 

Alimentos para niños y niñas de 0 a 14 años

La Diputación de Valladolid y el Banco de Alimentos han suscrito  hoy un convenio por el que destina al Fundación una subvención de 60.000 euros para colaborar en el desarrollo en nuestra provincia de un programa destinado prioritariamente a la distribución de alimentos infantiles y, en la medida de lo posible, que sean perecederos.

El objetivo es facilitar alimentos destinados a niños y niñas de entre 0 y 14 años, ambos incluidos. Una horquilla de edad que hace que los alimentos a entregar vayan desde los propios de bebés (leche en polvo, papillas, etc), a otros más generales, destinados a los niños y niñas de mayor edad. En todo caso, se procurará proporcionar una alimentación equilibrada, fomentando los productos naturales, así como productos perecederos (carne, huevos, pescado, frutas, verduras, leche, yogurt, etc). Así mismo, la Fundación Banco de Alimentos de Valladolid podrá adquirir y entregar alimentos especiales para niños alérgicos, celiacos, diabéticos, etc.

Aunque el objetivo fundamental del convenio es atender a la población infantil, de forma subsidiaria, y en el caso de no existir mayor demanda de alimentación infantil, podrán destinarse parte de los fondos a la adquisición de alimentación general para su entrega.

Ayudas directas de la diputación de Valladolid

La Diputación de Valladolid desarrolla una serie de actuaciones directas para atender de forma temporal la cobertura de las necesidades básicas de subsistencia, tanto por razones sobrevenidas como por falta continuada de recursos, de aquellas personas que no puedan hacer frente a gastos específicos, considerados necesarios para prevenir, evitar o paliar situaciones de exclusión social. Este tipo de ayudas abarcan actuaciones de carácter general y ayudas específicas en materias como alimentación infantil, gastos escolares, ayudas a estudiantes universitarios y ayudas para combatir la pobreza energética.

En cuanto a las ayudas de carácter general, estas se dividen en cuatro tipos: gastos de alimentación, cuidados personales esenciales (prioritariamente vestido e higiene), alojamiento temporal en casos de urgencia social y otras necesidades básicas esenciales valoradas como imprescindibles por los equipos profesionales de los CEAS para asegurar la integridad física de las personas, su estabilidad laboral, la prevención de un riesgo grave de exclusión social, la permanencia en el domicilio habitual, o cualquier otra situación acorde con las características y objeto de esta prestación. En 2013 se tramitaron 281 solicitudes de ayudas de este tipo, de las que 186 fueron aceptadas, lo que supone que se concedieron el 66,19 % de las ayudas solicitadas. El presupuesto el pasado año fue de 130.000 euros, cantidad que se superó ligeramente, por lo que este año se ha incrementado hasta los 135.000 euros.

Al margen de estas ayudas generales se han puesto en marcha otras ayudas más específicas. Así, en 2013 se consignó una partida de 30.000 euros para atender las emergencias sociales relativas a la alimentación infantil. Con ello se pretendía reforzar la lucha contra la malnutrición infantil, lo que ha permitido establecer unos criterios tendentes a evitar hábitos alimenticios poco saludables. Además se contempla la posibilidad de incluir el pago de comedor escolar en aquellos casos en que era el recurso idóneo para las familias. Este programa se ha incrementado en 2014, llegando hasta los 35.000 euros.

También pensando en la población infantil, este año 2014 se ha puesto en marcha por primera vez una línea específica destinada a paliar las situaciones de exclusión social que pueden perjudicar la normal escolarización de los niños y niñas de educación primaria y secundaria, en el caso de su familia no pueda afrontar los gastos de material didáctico necesarios para el desarrollo habitual de su actividad académica. Para este fin la Diputación destina una cantidad de 15.000 euros con los que pretende llegar a 50 familias de la provincia.

Por otro lado, pensando en los jóvenes y con el objetivo de que aquellos que viven en el medio rural y cuyas familias no superen ciertos umbrales de renta no dejen de estudiar una carrera universitaria por circunstancias económicas, en los próximos meses se van a convocar ayudas al estudio universitario. Estas ayudas estarán destinadas a jóvenes menores de 30 años, residentes en municipios la provincia de menos de 20.000 habitantes, que cursen estudios universitarios en el curso 2014/2015 en la Universidad de Valladolid y no sean perceptores de becas para el estudio, públicas o privadas. Se destinarán en total 50.000 euros para compensar los gastos de desplazamiento, de residencia, de matrícula o de material didáctico. También se podrán acoger a estas ayudas jóvenes que estudien en otras universidades de Castilla y León, siempre que la titulación no sea impartida por la UVA.

Por último, otras de las novedades en la actuación directa de la Diputación de Valladolid contra la exclusión social es la puesta en marcha de una nueva línea de ayudas para combatir la denominada pobreza energética,  dotada con 30.000 euros. Con esta línea se busca dar soluciones a los problemas surgidos por una disminución de los ingresos y un incremento de los precios de la energía doméstica  que provoca situaciones en que las personas afectadas, o son incapaces de pagar unos gastos energéticos suficientes para la satisfacción de sus necesidades domésticas, o se ven obligadas a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura energética de su vivienda. Este tipo de necesidades era atendido en las anteriores convocatorias de las ayudas generales, pero la creación de una línea específica garantiza aún más la atención a las necesidades de esta naturaleza.

Actuaciones de colaboración con otras administraciones

Además de sus actuaciones directas, la Diputación de Valladolid colabora con otras administraciones, especialmente con la Junta de Castilla y León, en otras actuaciones que buscan combatir la exclusión social.

Sin duda una de las actuaciones más destacadas es la tramitación de la Renta Garantizada de Ciudadanía. Esta prestación la reconoce y abona la Junta de Castilla y León, pero requiere la intervención decisiva del personal técnico de la Diputación de Valladolid para aquellas personas de la provincia que tienen su residencia en un municipio de menos de 20.000 habitantes. Desde los CEAS de la Diputación se lleva a cabo la instrucción del expediente (realización de los informes sociales necesarios y propuesta de resolución), el seguimiento de las ayudas y la elaboración del Plan Individualizado de Inserción. En los últimos tres años se han tramitado desde los CEAS de la provincia un total de 1.646 solicitudes.

Por otro lado, y además de la referida colaboración con el Servicio Integral de Atención a Personas en Riesgo de Desahucio coordinado por la Junta de Castilla y León, la Diputación de Valladolid está adherida al Fondo Social de la Vivienda, nacido del convenio suscrito por los Ministerios de Fomento, Economía y Competitividad, Sanidad y Asuntos Sociales, así como el Banco de España, la FEMP y la Plataforma del Tercer Sector, que contempla la creación del fondo social de viviendas destinadas al alquiler. En concreto, la Diputación elabora los informes sociales sobre la necesidad o riesgo social del solicitante de la vivienda, al objeto de priorizar entre los demandantes. El plazo para la emisión del informe es de quince días.

Otras actuaciones

Además de todas estas actuaciones desarrolladas en ámbitos generales,  la Diputación pone en marcha otras acciones destinadas a determinados colectivos o en zonas de especial sensibilidad. Es el caso del convenio anual con la Fundación Secretariado Gitano, el convenio con el Ayuntamiento de Peñafiel para la integración cultural y social de las personas y colectivos discriminados, el convenio de colaboración con Cruz Roja, el Ayuntamiento de Mayorga y la Fundación del Patronato San Lázaro de Mayorga para la puesta en marcha y gestión de un centro de acogida para personas con problemas de alojamiento y de integración, y el desarrollo del Contrato de Mediación Cultural, que pretende solucionar los problemas que aparecen en las intervenciones de los servicios sociales básicos prestados por la red de CEAS con la población inmigrante, y de forma prioritaria con el colectivo rumano de etnia gitana y con el marroquí.

Pueblosycomarcas.com

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar