Ad Clicks : Ad Views :
Home / Tierra de Pinares / Cruce de acusaciones y reproches entre el alcalde y Félix Calleja en el pleno de Aldeamayor

Cruce de acusaciones y reproches entre el alcalde y Félix Calleja en el pleno de Aldeamayor

El ex concejal de Industria y Empleo pidió la dimisión del alcalde a quien le culpó de mirar a otro lado cada vez que había puesto en su conocimiento las presuntas irregularidades en la gestión de los fondos del grupo Independientes por Aldeamayor de Francisco Claro. Sanz Manso acusó a Calleja de “excesivo afán de protagonismo”.

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

Como se esperaba, el primer pleno celebrado en Aldeamayor de  San Martín tras la declaración de Francisco Claro en el juzgado y su posterior destitución junto a Félix Calleja como concejales delegados del Ayuntamiento fue tenso y chispado en algunos momentos. Esa tensión llegó incluso hasta un patio de butacas que se encontraba lleno de vecinos y algún foráneo y que simpatizaban con según que bando.

La sesión se inició tranquila con el alcalde, Bernardo Sanz Manso, animando al público a acudir al pleno todos los jueves y no únicamente en ocasiones en las que, como ayer, de daba algún acontecimiento excepcional. Sin embargo la tranquilidad duró aproximadamente 30 minutos que fueron los que se necesitaron para debatir y aprobar los asuntos de trámite que estaban incluidos en el orden del día así como una moción apoyada por todos los grupos en defensa de las mujeres que son objeto de la violencia de género.

Llegó el punto de ruegos y preguntas y tomó la palabra el ex concejal de Industria y Empleo, Félix Calleja, quien a partir de ese momento, y aunque el alcalde le pidió brevedad, invocó su derecho a expresarse en el tiempo que estimara oportuno comenzando así a enumerar uno tras otro una serie de cuestiones al regidor municipal.

Lo primero que rogó Calleja al alcalde fue que no faltara a la verdad en sus declaraciones de estas semanas a los medios de comunicación. Según el ex concejal delegado, Sanz Manso había mostrado su sorpresa en los medios ante la detención de Francisco Claro por “una supuesta malversación de fondos públicos” cuando sabía perfectamente lo que estaba ocurriendo en el seno de Independientes por Aldeamayor –grupo municipal al que pertenecían Claro y Calleja tras su expulsión de UPYD-. Para apoyar esa afirmación, Calleja pasó a enumerar sus intervenciones en los plenos así como misivas dirigidas al alcalde en las que avisaba de lo que estaba ocurriendo. Tras la lectura uno por uno de fechas y escritos, Calleja concluyó, dirigiéndose al público, que “ni el equipo de gobierno ni  ninguno de los representantes de los ciudadanos ha velado por los intereses de ustedes, que son y deberían ser los únicos beneficiarios del buen hacer y de la trasparencia en nuestras acciones”. Además, acusó al alcalde de ser el único responsable de todo lo ocurrido pues quedaba acreditado que tenía conocimiento de los hechos.  Como concejal, Calleja aseguró “no había tenido más remedio que poner en conocimiento ante la autoridad competente estos posibles actos ilícitos ante su total pasotismo” añadiendo que él nunca había hecho ninguna manifestación que perjudicara “la imagen y el buen hacer del ayuntamiento de Aldeamayor de San Martín” y por el contrario deploraba “las acciones y manifestaciones que ostentando cargo público no dicen la verdad o si la dicen  la tergiversan con clara destrucción del buen nombre del ayuntamiento y por ende de todos los ciudadanos, como es el caso de agachar la cabeza y meterla bajo el ala para no ver u oír aquello que realmente pudiera ser punible penalmente, deplorablemente, administrativamente y cívicamente”.

Tras esta primera extensa intervención del ex edil delegado, lo siguiente que Félix Calleja hizo fue pedir la dimisión del alcalde por “su falta a la verdad y la falta de acciones ante todo lo sucedido. Su actuación –sentenció- no ha sido aquella de alguien que debe de ser la figura y representante de este ayuntamiento ya que no puede alegar ignorancia”.

En ese momento y antes de que el alcalde tomara la palabra, algún espectador del bando de Calleja, mostró al respetable una cartulina con las palabras “Sr. Alcalde. Dimisión Ya”.

Muy tranquilo, el alcalde tomó la palabra indicando a Calleja que entendía su forma de expresarse por el enfado que tiene al haber sido destituido, aunque matizó que esa situación se la había buscado él solo con su comportamiento. “Durante los dos años que ha estado a buenas con su ex compañero de grupo político nunca sacó estos temas a relucir ni le preocupó el destino de los fondos. No fue hasta el momento en que empiezan sus diferencias con Francisco Claro cuando usted alude a esto. Pero nunca presentó una propuesta concreta sobre la necesidad de regular el tema de las asignaciones a los grupos municipales” señaló Sanz Manso. Retrocediéndose al pasado, el regidor socialista explicó que en 2003, cuando se empezó a abonar una cantidad a los grupos municipales para sufragar su actividad política, quedó muy claro para qué eran esos fondos, así como quedó claro, tras conocer los informes de los servicios jurídicos del Ayuntamiento, que la ley dice “que es el pleno quien tiene la potestad para fiscalizar y exigir a los partidos las cuentas y es cada grupo el que tiene la responsabilidad del buen uso de esos fondos. Yo soy uno de once y la ley no me da esa posibilidad”. Además le indicó que a lo largo de los más de 30 años que llevaba en política, nunca ningún concejal de los que él ha conocido había llegado a estos extremos y que Calleja, con su comportamiento y con su actitud, había ensuciado el nombre de Aldeamayor. Reiteró que  confía en la responsabilidad de partidos y grupos y que a él como alcalde la ley no le ampara para pedir cuentas a los partidos.

Respecto a la destitución como concejal delegado, Sanz Manso le recordó a Calleja que hace tiempo les advirtió a Claro y a él que con ese comportamiento que estaban teniendo “iban a acabar mal” y que su paciencia –que ya se estaba acabando con los continuo desencuentros en los plenos entre los dos independientes- rebosó el día 11 de noviembre cuando se produjo la detención de Francisco Claro. Además afirmó que tenía que haber tomado la decisión de la destitución de los dos concejales independientes mucho antes.  

No quiso dejar la ocasión el alcalde de censurar al ya ex concejal de Industria y Empleo “su desmedido afán de protagonismo” al hacer como suyos “los éxitos en materia de empleo de todo el equipo de gobierno y del propio ayuntamiento con continuas notas de prensa personalistas y fotos en los medios". Bernardo le recordó que tiempo atrás le advirtió que dejara lo de las notas de prensa. También le censuró el que se metiera en el ámbito de otras concejalías.

Volvió a tomar la palabra Calleja quien reprochó al alcalde que si es verdad que llevaba 30 años en política cómo podía decirle que presentara una moción para que se fiscalizasen los gastos de los grupos “si al ser concejal no adscrito no tiene esa posibilidad”. Le recordó también como desde hace ya tiempo ni los otros dos concejales del PSOE ni Claro querían reunirse con él, con lo que las reuniones del equipo de gobierno las hacía exclusivamente con el alcalde. Además denunció que se le habían ocultado algunas reuniones a las que él como miembro del equipo de gobierno tenía derecho a acudir.

Calleja dijo, mostrando su enfado, que no se arrepiente de nada de lo que ha hecho ni en su gestión como concejal en la que sólo “he hecho que trabajar por los vecinos de mi pueblo” ni en el asunto de los dineros del grupo “pues se trata de dinero público” y que la fiscalía tiene todos sus gastos perfectamente justificados. Además dijo que si se metía en el ámbito de otras concejalías había sido porque el concejal responsable “no pisaba por el ayuntamiento”. Finalizó señalando que ha tenido cientos de muestras de apoyo en estos días a través de las redes sociales, por la calle y vía whatsapp.

Bernardo le recordó que el verdadero apoyo que tiene se va a demostrar el día 25 de mayo de 2015 en las urnas a lo que Calleja le señaló que así será.

Tras este encendido debate entre alcalde y concejal, Calleja indicó, como segundo ruego de la tarde, el que se haga buna auditoria de todas las aéreas del ayuntamiento y de la financiación y justificación de los grupos políticos de los últimos 5 años. Parte del público presente, el afín a Calleja, jaleó ese ruego afirmando que esa medida “no interesaba”.

En el tercero de los ruegos de la noche, Calleja solicitó al alcalde que felicitara a todos y cada uno de los alumnos que han acabado el curso de la beca-autónomo en Aldeamayor, “ya que no contento con no dar la cara cuando firmó el decretazo del día 14 (y enterado por los medios de comunicación), tampoco ha llamado a este concejal para asistir a la entrega de diplomas de los dos cursos, de los cuales usted no se ha presentado ni un santo día hasta mi destitución”.

Sanz Manso le dijo que desde ese día la concejala delegada de esa área era Virginia Almanza y fue ella la que junto a él mismo asistió a esa entrega. 

Un nuevo ruego, el cuarto del concejal no adscrito, le pidió al alcalde que le hiciera llegar a la Teniente de Alcalde, Virginia Almanza, su más profunda repulsa “ante las declaraciones que vierte en las redes sociales sobre este concejal que lo único que ha intentado es trabajar todos los días por los ciudadanos de Aldeamayor”. Pidió también Calleja que el alcalde la recordara “que siempre ella  ha apoyado con sus votaciones las propuestas de un concejal detenido por supuestos ilícitos”. También pidió que se la hiciera llegar “a esta señorita” su sorpresa ya que “por primera vez acude a la entrega de diplomas de la beca autónoma en prácticas que nunca apoyo, ni en la mayoría de actos de empleo y que la recuerde que cuando tuvo que sustituir al alcalde para representar al ayuntamiento en el pasado curso con el ayuntamiento de Laguna de Duero ni se presentó”.

Sanz Manso respondió a Calleja que él no era quien para reprochar eso a la teniente de alcalde. Por alusiones, Virginia Almanza indicó a Calleja que siempre que ella le había ofrecido consejo o apoyo para la concejalía de Industria él la rechazo. Además le indicó que esa ausencia en Laguna se debió a una gripe que la tenía postrada en la cama.

Los dos últimos ruegos de Félix Calleja incidieron en la figura de Francisco Claro. En el primero de ellos se le pedía al alcalde que le notifiara a Claro la respuesta del partido político CCD ante sus manifestaciones contra su persona  en el último pleno. El alcalde le respondió que él no se iba a hacer eco ni a tener en cuenta ni a recoger en un acta las declaraciones de un partido político que no tiene representación en el Pleno del Ayuntamiento ni relación con el mismo. Al último ruego, en el que Calleja pedía la dimisión de Claro, el alcalde le contestó que él no era nadie para pedir que se vaya a su casa a un concejal al que le han puesto los ciudadanos como concejal. 

Tras esta parte, Calleja pasó a presenta toda una serie de ruegos y preguntas en relación a la actividad municipal –obras, mejoras, acondicionamientos, etc.

Finalizada la extensa intervención de Calleja, tomó la palabra Francisco Claro quien se dirigió a los presentes con la intención de explicas al pleno y al público cuál es actualmente su posición frente a la justicia. “Todos sabrán –comenzó- que el día 11 fui a declarar al juzgado de guardia por la utilización de los recursos que el Ayuntamiento pone a disposición de los grupos políticos municipales para su funcionamiento. En esta comparecencia –continuó- respondí a todas las preguntas que me hizo el juez de guardia, colaborando en todo momento con la justicia, cosa que seguiré haciendo en todo momento”. Claro continuó explicando que las preguntas que le hizo el juez versaban sobre las facturas de gasto del grupo municipal Independientes de Aldeamayor y que durante su declaración, el juez le informó que las diligencias se estaban llevando a cabo debido a una denuncia puesta ante la fiscalía por parte de Félix Antonio Calleja. Claro no quiso entrar a valorar el comportamiento de este último pero sí que aclaró que está a la espera “de que el juzgado de instrucción se pronuncie al respecto” bien archivado el caso o realizando alguna imputación. Volvió a reiterar que no es momento de criticar a nada ni a nadie sino que su labor se centrará en “colaborar con la justicia en todo lo que se me requiera”. Asimismo recordó a los presentes que, al igual que hiciera en el pleno de marzo, cualquiera que lo desee pude ver las cuentas del Grupo Municipal Independientes por Aldeamayor y ante cualquier duda, el mismo las explicará y resolverá. En declaraciones a esta redacción, el ex concejal de obras y servicios reconoció que nunca se tendría que haber llegado a este punto y a terminar con este tema en los juzgados. “Lo que tenía que haber hecho Félix Calleja era haberme pedido los gastos a mí y se los habría justificado sin más; no lo ha hecho. Él dice que lo hizo en un escrito con fecha 20 de enero pero ahí se lo pide al pleno y no a mí personalmente. ¿Por qué no me los pide a mí? Es un afán de protagonismo el que tiene esta persona”.

Las intervenciones de PP y URCL se limitaron básicamente a brindar su apoyo al equipo de gobierno para sacar adelante los temas que sean “por el beneficio de Aldeamayor” en lo que queda de legislatura.

Finalizado el pleno y en declaraciones a esta redacción el alcalde señalaba que Félix Calleja había querido ser el protagonista del pleno “haciendo 30 ó 40 ruegos sobre materias que ya están en marcha y que nunca señaló cuando estaba formando parte del equipo de gobierno. Parece que ha descubierto ahora América y que quiere ser el salvador de todos los ciudadanos. Lo que ha planteado lo conocemos, están en cartera desde hace tiempo, y lo haremos a lo largo del 2015”. Asegura Sanz Manso que Calleja “no va a beneficiar en nada al ayuntamiento en los seis meses que quedan hasta las elecciones puesto que su actitud no es dialogante sino de pelea como ha mostrado hoy. Yo como alcalde, asesorado por mi grupo político y por mi partido, tomé la decisión que tomé para que se terminara la tirantez que había. Estamos en minoría pero quiero resaltar el hecho de que los grupo del PP y URCL hayan prestado su colaboración siempre y cuando estemos en disposición de negociar cosas”.

Respecto a las alusiones de Calleja al uso que se dan a las asignaciones de los grupos municipales el alcalde afirma que “quizá el piensa que los grupos utilizamos indebidamente los recursos con los que contamos; a mí me ha hecho llegar muchos ruegos y muchas propuestas para que dijera algo a los otros concejales y a los otros grupos pero creo que yo no tengo esa responsabilidad ni tan siquiera ese derecho. Los grupos son autónomos, tienen su organización y su responsabilidad. Ya hemos hablado con PP y con URCL de la posibilidad de empezar a trabajar en un reglamento municipal que establezca las fórmulas de como los grupo han de dar cuenta a la Intervención del Ayuntamiento de los gastos que han realizado a lo largo del año". 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar