Ad Clicks : Ad Views :
Home / Fiestas y Tradiciones / Un encapotado cielo cubre los actos de los alfareros de Portillo el día de sus patronas

Un encapotado cielo cubre los actos de los alfareros de Portillo el día de sus patronas

Con motivo de la festividad de las santas Justa y Rufina los representantes de este colectivo organizaron ayer sábado una serie de actos conmemorativos dada la importancia que el sector de la alfarería aún mantiene en la estructura económica de la localidad.

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

Aunque cada vez son menos los que ejercen esta actividad  en la localidad, los alfareros de Portillo y sus familias siguen fieles a la tradición de celebrar la festividad de sus patronas, Santa Justa y Santa Rufina. Además de los que en pleno siglo XXI siguen ejerciendo la profesión, algunos descendiente de aquellos portillanos que décadas atrás se ganaron el pan dando forma con sus manos al rojo barro siguen participando de la fiesta como homenaje al oficio, recuerdo y forma de mantener esta tradición. Las actividades del 19 de mayo se iniciaron a las 12:00 horas del mediodía en la iglesia de San Juan Evangelista con una misa  presidida por el párroco José Manuel Caballero y en la que estuvieron presentes tanto el alcalde, Pedro Alonso Martín, como algunos de los concejales del consistorio portillano, a la que siguió la procesión de las imágenes de las santas por alguna de las calles más antiguas del municipio. Los ritmos de la dulzaina y el tamboril se fueron combinando durante el recorrido con los cánticos en honor de las patronas mientras los alfareros del municipio se turnaban como portadores de las andas. Posteriormente, y por gentileza del gremio de alfareros se ofreció un vino español a todos los asistentes en el que el actual mayordomo, Juan Laguna Plaza, dirigió unas palabras de agradecimiento a los asistentes.

Como recuerda en su blog Jesús Salamanca Alonso, “hace algunos años se celebraba una verbena popular en honor de las Santas Justa y Rufina, pero poco a poco se fue perdiendo. Hay que recordar que la cofradía fue reduciéndose año tras años, pues la merma fue evidente: unos dejaron el oficio, a otros fue el oficio quien los dejó, otros fallecieron sin continuidad en la alfarería,… La gran empresa también tuvo mucho que ver en los cambios de los últimos treinta años, pues los jóvenes fueron abandonando este oficio artesanal para trabajar en empresas multinacionales, o simplemente nacionales, con un claro futuro que no parecían tener los talleres alfareros, como así se ha demostrado con el transcurso del tiempo.  Aún recuerdo que ese 19 de julio, por la tarde, se celebraba un rosario, donde no faltaban cánticos a las santas alfareras. Era el final del triduo dedicado a ellas e iniciado dos días antes”.

De los más de sesenta alfareros que habitaran Portillo en la década de los 60 hoy si apenas quedan abiertas 10 alfarerías en la localidad y los augurios no son nada halagüeños puesto que el relevo generacional no está garantizado en la mayoría de los casos.

Las Santas Justa y Rufina fueron dos hermanas nacidas en Hispalis, la actual Sevilla, los años 268 y 270 respectivamente y muertas tras martirio en 287. Se ganaban la vida vendiendo cacharos de cerámica por lo que se las considera las patronas de los alfareros y cacharreros. Son las patronas de Sevilla y se las representa portando la torre de la Giralda y rodeadas de piezas de cerámica.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar