Ad Clicks : Ad Views :
Home / Cultura, Ocio y Turismo / TORDESILLAS VIVIÓ UN AÑO MÁS LA LLEGADA DE LA REINA JUANA A LA VILLA

TORDESILLAS VIVIÓ UN AÑO MÁS LA LLEGADA DE LA REINA JUANA A LA VILLA

Nerea Fernández Rico, natural de Tordesillas, se metió en el papel de la soberana y recorrió los escenarios más emblemáticos de la ciudad acompañada por la niña María Victoria Esteban Montoy como su hija Catalina
Fue en 2005 cuando el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas se propuso recuperar la memoria de una mujer “maltratada y olvidada”

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

Ayer sábado Tordesillas y sus vecinos viajaron por decimotercera vez al año 1509 para reencontrarse y revivir un gran momento histórico: la entrada de la Reina Juana I de Castilla en la villa vallisoletana. A sus 29 años, misma edad que tenía la Reina aquel año, la joven Nerea Fernández Rico, natural de Tordesillas, se metió en el papel de la soberana y recorrió los escenarios más emblemáticos de la ciudad acompañada de su padre, Fernando el Católico. Protegida y custodiada por los Monteros de Espinosa, su guardia personal, y su hija Catalina de Austria, a la que ha dado vida la pequeña tordesillana María Victoria Esteban Montoy, Nerea Fernández Rico fue protagonista de una cita organizada por el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas.

Damas de compañía, personal de palacio y los restos mortales del esposo de Juana I de Castilla, Felipe el Hermoso, custodiado por monjes que alumbran su paso con sus antorchas completarán un curioso cortejo que recrea tan importante hito en la historia de nuestro país. Fue a partir de ese momento cuando la reina fija su residencia en Tordesillas durante los siguientes 46 años, hasta su muerte en 1555.

La representación tuvo lugar en cinco actos que se desarrollarán en los espacios más emblemáticos de la ciudad. Protegida por sus Monteros de Espinosa, su hija Catalina, sus damas de compañía, su padre Fernando el Católico y los numerosos monjes que custodiaban el féretro de Felipe El Hermoso, la reina Juana atravesaron la Puerta de la Villa sobre las ocho de la tarde. El presente pudo ver en la Plaza Mayor a varias vecinas asomándose a sus balcones para comentar el bullicio ante la llegada de Doña Juana y su cortejo. Fue minutos después, en la Puerta del Foraño, donde Hernando de Tovar, capitán de los Monteros, ordenó abrir las puertas para dar paso a la comitiva que entró en la localidad amurallada. De nuevo en la Plaza Mayor Fernando el Católico intentó convencer a su hija para que se quede en Tordesillas. El acto conmemorativo concluyó en el Palacio Alto, sobre las nueve de la noche, en el que Juana permanecerá, junto a su séquito, durante los siguientes 46 años. Será allí donde se escenifique uno de los pasajes más doloroso de la vida de la Reina: la muerte de su esposo, Felipe El Hermoso.

TRABAJO DE AÑOS

Alrededor de trescientas personas trabajan y dedican su tiempo para que la propuesta resulte lo más fiel posible a aquel momento, recreando así a la perfección un acontecimiento que ocurría hace 508 años. Fue en 2005 cuando el Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas, CIT, se proponía recuperar la memoria de una mujer “maltratada y olvidada” así como recordar que Juana I fue reina de Castilla, hija de reyes y madre de seis reyes. En la actualidad, Juana I se ha convertido en protagonista de una parte muy importante en la historia de Tordesillas.  El Centro de Iniciativas Turísticas de Tordesillas, que trabaja de manera altruista, es una asociación de vecinos cuya finalidad es la promoción turística y cultural de la localidad.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar