Ad Clicks : Ad Views :
Home / Opinion / Sobre Cataluña

Sobre Cataluña

En primer lugar yo creo que se debería comenzar, si es que no es muy tarde ya, una campaña pedagógica sobre la Historia, explicando como se ha gestado este país tan original que es España.

Antonio Hernández, historiador

La unión fue dinástica, federal, y nadie ha discutido esto. Castilla era una potencia muy unificada (lo que se podía en la época, que tampoco era mucho) y vivía un momento de gran pujanza económica y política. Era un país próspero con fuertes relaciones comerciales con Flandes y buenas relaciones en ese momento con sus vecinos, Francia y Portugal. Aragón estaba sumida en una crisis que no terminaba, sobre todo Cataluña, que vio como el Mediterráneo perdía peso a nivel comercial frente al Atlántico. Su población era, según los demógrafos, unos 350000 habitantes (un millón más o menos en toda la Corona de Aragón). Castilla andaba por los 6 millones y Portugal contaba con otro millón más o menos. En conjunto la península estaba sobre los 8 millones más o menos. Lejos de los 17 millones que se calculaba para Francia pero también del millón de personas que tenía Inglaterra en aquellos años.

Las instituciones eran diferentes y, como no había medios de comunicación que uniformaran todo, las lenguas locales convivían sin mayor problema. Carlos I heredó todos los reinos hispánicos (excepto Portugal, claro) y fue elegido emperador de Alemania, cosa que para él fue lo principal y dedicó lo mejor de sus esfuerzos en defender el catolicismo en esas tierras. ¿Qué usó? Los recursos que podía. Como la Corona de Aragón tenía controles estrictos a la hora de dar dineros al rey, éste (y sus sucesores) decidieron saquear las arcas públicas de Castilla, que unía a ser más rica y poblada, el hecho de no poner cortapisas a los reyes a la hora de pedir. La política exterior viró hacia el enfrentamiento con Francia , dado que la Corona de Aragón  y el Imperio alemán  chocaban continuamente con los franceses. Pero esa política la sufragó Castilla y los castellanos, que se vieron abocados a la ruina, la mala prensa y a despoblación.

El caso es que en Europa, a las tropas multinacionales que llevaban los reyes , se las empezó a llamar “los españoles” (venían de Hispania= península Ibérica, desde tiempos romanos), porque los veían iguales a todos, no importando que fueran catalanes, aragoneses, castellanos, vascos, andaluces, etc….

A principios del XVIII hubo una Guerra de Sucesión en el que ambos pretendientes se tiraron los trastos a la cabeza en Europa y en la península. Felipe V, primer Borbón de España, decidió unificar criterios para gobernar de la forma más centralizada posible el reino. Era lo moderno y se consideraba lo más eficaz entonces. No fue una conquista de Cataluña por parte de Castilla. Fue un objetivo del rey, de la Corona, que quería ser tan “eficaz” como lo era la Francia de aquella época, considerada ejemplo de poder. Pero no era la lucha de un pueblo contra otro, ni había afán exterminador. Eran los recursos de un sistema de poder, que todos padecían por igual. Es más, el sistema tributario que se impuso a los catalanes fue más benigno que a los castellanos, que siguieron pagando más por cabeza.

En la Guerra de Independencia Cataluña luchó con fiereza por sus reyes y contra el invasor. Ni la más mínima veleidad separatista. ¿Cuándo empezó esto entonces? Con la visión romántica de que todo el pasado fue mejor, los nacionalismos que surgieron en Europa, y el intento, loable en sí, de recuperar una lengua que llevaba literariamente muerta siglos. De ahí vino todo un ímpetu recuperador de tradiciones, lengua, historia, etc. También ayudó que se vivía entonces la revolución industrial y la oligarquía catalana quiso hacerse notar y marcar unas diferencias de clase con sus empleados, que eran bien de la zona bien foráneos, pero siempre analfabetos y pobres, claro.

Tenemos ya montado el nacionalismo en ciernes: movimiento burgués que buscará ventajas sucesivas en el gobierno de Madrid empezando el filón del victimismo. A veces basado en hechos reales y otras veces como forma de esconder frustraciones. Los dirigentes políticos de este nacionalismo, desde principios del siglo XX se van a dar cuenta de una realidad: lo que más une a una sociedad es tener un enemigo común, exista o no. Eso hace a todos víctimas inocentes de alguien exterior. El enemigo unificador escogido ha sido España. Es la palabra tabú. O bien no existe o bien hay que decir “estado español”.  Han hecho tal labor de adoctrinamiento que incluso la izquierda española usa ese término. Es contrario al buen uso del lenguaje, nadie alarga absurdamente las palabras. ¿Se imaginan decir “he ido de vacaciones a la comunidad autónoma andaluza”? lo menos que me llamarían sería repipi o imbécil…pues lo mismo suena decir Estado Español en vez de España. ¿Acaso decimos que la liga del estado portugués está siendo muy competida? Decimos Portugal y ya.

Franco fue el que usó el término “estado español”, ¡le encantaba! Y los supuestos antifranquistas y nacionalistas están usando un término muy querido por el antiguo dictador…¡ay, pobres ignorantes!, Franco tiene que estar muerto de risa en el Valle de los Caídos. Entonces ¿por qué su uso por todos estos botarates?, porque es la manera de evitar decir España. Así, como los niños que se tapan los ojos creyendo que lo que no ven no está ahí, ellos no dicen la palabra y mágicamente esa realidad deja de existir. La prensa dando publicidad a estos dislates ha hecho el resto. Los medios de comunicación repitiendo siempre la misma noticia en todas partes, han dado la puntilla. La masa convenientemente aborregada ha asimilado ya que decir España es de fachas (¡¡¡¡el nombre de tu propio país!!!!) y que la propia bandera es de paletos. Eso sí, las banderas de las Comunidades autónomas son sagradas y si se ven a miles en los balcones no es de paletos, es de patriotas. Pero la otra es mala…¿no se ve el absurdo de esta conclusión?, claro que Franco hizo mal uso del poder y que fue un desastre para TODOS, pero enterrémosle ya de una vez. Tenemos una constitución votada por todos y si queremos cambiar el escudo, la bandera o lo que sea, lo hacemos y ya está, pero de momento es lo que tenemos y nos identifica….¿tengo que respetar la ikurriña en cuyo nombre unos tipejos han asesinado a mil personas y torturado y acosado a muchos miles? Se me dirá que lo que hagan unos pocos no invalida a toda una región. Del mismo modo que un dictador haga mal uso de un emblema no  inhabilita este símbolo a perpetuidad, si no cada país, Francia, USA, UK, etc , deberían ir cambiando de bandera cada cierto tiempo ¿ no?

A Cataluña, no le ha ido mal dentro de España y de la que son parte fundacional. Nunca ha existido España por un lado y Cataluña por otro. Si cuando la unión dinástica hace más o menos 5 siglos representaba el 5% de población de la península, ahora son el 16%, es decir, han crecido el triple de lo que eran, y su riqueza e influencia al menos en la misma proporción. Eso quiere decir, que si ella ha crecido, las demás han decrecido…¿seguro que ha sufrido un saqueo? ¿no será más bien la privilegiada?, en todo caso ha prosperado.

Por otra parte la Historia de Cataluña es la de España. Han padecido las mismas crisis que el resto, los mismos dictadores, y también han disfrutado los mismos periodos de bonanza y las mismas alegrías. La mitad de la población tiene origen en otras regiones, y si nos remontamos a los 4 abuelos no creo que se llegue a ese porcentaje. Han conseguido que los nietos hablen un idioma diferente del de sus abuelos en aras a la “asimilación”. Ahí no ha importado que millones de personas tengan que aprender y desenvolverse en un idioma que no es el suyo…¡caramba! El derecho que ellos reclamaban del Estado de poder expresarse libremente en su lengua ¿no cubre también al resto? El estado español no puede imponer su idioma pero la comunidad autónoma catalana sí puede imponer el suyo…¿por qué? Ellos llaman a la desobediencia civil si no se atienden sus reclamaciones…¿qué tal una desobediencia de pagar impuestos de todos los castellanoparlantes si la Generalitat no les presta servicios en castellano como afirma su propio Estatut – que son una comunidad bilingüe y todo eso-?

Hemos llegado a un punto que se parece mucho a la ley del embudo: las leyes que convienen a CiU hay que cumplirlas, las otras no. Si el valle de Arán quiere la autodeterminación, ¿con qué argumento lo impedirán? ¿o Tarragona? ¿Dónde acaba ese derecho? Ya hay leyes que dicen donde acaba: la Constitución que votamos TODOS.

Los que estudian Historia en el colegio ya saben que Hitler empezó ganando unas elecciones democráticas. Después restringió el derecho a expresarse de los demás partidos, después buscó un chivo expiatorio para los problemas, luego pidió respeto y orgullo para Alemania, luego todo el territorio que había sido alguna vez alemán, y finalmente impulsó la solución final y desencadenó el odio y la guerra, con gran apoyo popular por cierto….Si comparamos  esto con la actualidad y leemos  Judíos= castellano parlantes; territorio= ese invento de los “países catalanes” (¿habrá término más imperialista y fascista que ese?, que no existió nunca en el pasado, por cierto), la consecuencia es terrible.

¿Respeto por lo catalán? sí, ¿acabar con lo que hizo Franco de prohibir su lengua?, sí por supuesto, pero declarar que hablar castellano es de paletos, de pobres, de ignorantes…¿es sostenible? ¿es decente? ¿no es incitar al odio y la discriminación?. El informe Pisa coloca a los estudiantes catalanes entre el grupo de los torpes y eso que ellos lo tienen más fácil porque ya no tienen que estudiar Historia y Geografía del resto de España. Se les adoctrina para conozcan solo Cataluña y vean al resto como algo extraño. ¡Buen sistema!, se les impone que no tiene nada que ver con ellos y se les enseña que Colón, Cervantes y todo lo interesante es catalán. No importan las falsedades, hay que crear “patriotas”. Vamos camino de un nuevo estado megafascista, lleno de banderas, consignas y con enemigos exteriores (nosotros) de los que hay que defenderse. A Franco, Hitler, Stalin y todos cuantos usaron la enseñanza de los jóvenes, las mentiras y el poder absoluto de los medios de comunicación en el pasado, les han salido unos notables discípulos en Cataluña. Me refiero a sus dirigentes. Afortunadamente muchísimos catalanes hacen gala de sentido común y práctico. Defender lo tuyo y mentir son cosas diferentes.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar