Ad Clicks : Ad Views :
Home / Otras Comarcas / San Pelayo se convierte en el primer pueblo de Castilla y León que recupera la soberanía energética

San Pelayo se convierte en el primer pueblo de Castilla y León que recupera la soberanía energética

/

Lo hace a travé de EnergÉtica, cooperativa sin ánimo de lucro de consumidores y productores de energía eléctrica renovable. El Ayuntamiento ha tenido que hacerse socio de la cooperativa, lo que le convierte no solo en un consumidor más responsable, sino en actor fundamental de toda aquella decisión que se tome en la cooperativa.

Esther Mínguez, diputada provincial de Toma la Palabra, junto con Virginia Hernández y Elisa Cerrillo, alcaldesa y concejala de San Pelayo y Rodrigo Ruiz y María Ruipérez de EnergÉtica.

Pueblosycomarcas.com

San Pelayo es un pequeño pueblo de la provincia de Valladolid, concretamente de los Montes Torozos, a unos 30 kilómetros de la capital. Toma la Palabra gobierna desde las pasadas elecciones con mayoría absoluta, lo que según han señalado fuentes de la propia formación “es importante porque en el programa de esta plataforma ciudadana se hacía especial hincapié en el compromiso con el medio ambiente y la intención de cubrir las necesidades energéticas de las dependencias municipales con energías limpias y por el compromiso de apoyo a redes de economía social -cooperativas de empleo- como mecanismo de actividad empresarial solidaria, especialmente en la prestación de servicios municipales”.

En este sentido, EnergÉtica permitía llevar a cabo justo eso con lo que se habían comprometido: por una parte la energía suministrada a San Pelayo es de procedencia renovable y por otra parte la contratación se realizaba con una pequeña cooperativa de Valladolid.

EnergÉtica es una cooperativa sin ánimo de lucro de consumidores y productores de energía eléctrica renovable. Nace con vocación de convertirse en la cooperativa eléctrica de referencia en Castilla y León. Surge con ciudadanos de Valladolid y Palencia tras una serie de reuniones, encuentros, estudios y formaciones con el ánimo de ofrecer una alternativa ciudadana y ética a un mercado que consideran injusto e ineficiente, que no da respuesta a las necesidades de la personas.

En sus análisis e inquietudes personales vieron que el citado mercado estaba en manos de muy pocos actores. “Un puñado de empresas con intereses privados y minoritarios son las que, en último término, deciden las políticas energéticas de nuestro país,  teniendo como consecuencia un precio de la energía que no para de subir, personas que apenas pueden pagar sus facturas, un sistema eléctrico con gran impacto medioambiental y un largo etc.” se ha señalado en la rueda de prensa en la que se ha presentado la iniciativa celebrada ayer en el Palacio Pimentel, sede de la Diputación Provincial.

“EnergÉtica quiere ofrecer a sus vecinos y vecinas la posibilidad de convertirse en dueños y dueñas de la energía eléctrica que consumen, convertirse en propietarios de su empresa comercializadora y recuperar la soberanía energética” se ha indicado.

Su funcionamiento se basa en tres pilares básicos: una gestión ética de la energía, un consumo y producción energética renovable y respetuosa con el medio ambiente y una apuesta clara por el ahorro y la eficiencia energética.

Gestión ética porque como dueños de su propia cooperativa comercializadora y sin ánimo de lucro, quieren que los beneficios de la misma reviertan en las propias personas socias y que esas mismas personas decidan sobre los mismos, sobre la tarifa que quieren y toda cuestión que ataña a la cooperativa. “No se quieren engañar ni ocultar información sino que lo que se quiere es facilitar el entendimiento de la factura, del mercado… en definitiva, la transparencia, la horizontalidad y la honestidad son fundamentales para EnergÉtica”.

Consumo renovable y respetuoso con el Medio Ambiente “porque estamos ante la gran crisis ambiental cuyas consecuencias ya se notan en nuestra salud y en nuestra economía. Trabajan para que  nuestro sistema eléctrico sea renovable, pero no solo eso, en EnergÉtica apuestan por tener plantas de producción renovable propias”.

Y finalmente, quieren consumir menos, ahorrar y,  “lo que consumamos, hacerlo mejor, con responsabilidad, más eficientemente”.

Aunque acaban de nacer, en estos momentos ya cuentan con más de 200 socios y socias y alrededor de 80 contratos y ya han empezado a crecer en el resto de provincias de Castilla y León. Además, gracias al apoyo que les ha brindado el Ayuntamiento de San Pelayo, acaban de comenzar a suministrar energía a instituciones públicas.

Cuando a las representantes del Ayuntamiento de San Pelayo les preguntan sobre el porqué de este cambio, la primera cuestión es siempre en qué lo van a notar los vecinos, y la respuesta es que en nada, evidentemente, en lo que se refiere a los efectos prácticos, sólo están cambiando de comercializadora. Entonces se interesan en seguida por el precio, y es cierto que la energía será algo más barata, pero ésta no es la razón sustancial ni la principal para tomar esta decisión.

Según las representantes del Ayuntamiento de San Pelayo “se trata de un compromiso político. Por una parte con el Medio Ambiente, apostando por las energías renovables, y por otro, apoyando otro tipo de economía, en este caso, redes de economía social, ya que EnergÉtica es una cooperativa sin ánimo de lucro”.

De alguna manera, todo lo relativo al Medio Ambiente acaba convirtiéndose en una cuestión secundaria, y en muchos casos, palabras vacías y compromisos que nunca llegan a cumplirse se señala desde el consistorio. Por eso creen que, aunque San Pelayo es un pueblo pequeño, como Ayuntamiento deben dar ejemplo. Además, quieren demostrar que desde las instituciones sí se pueden cambiar las cosas y están aquí para eso.  Ellas representan una opción de cambio y quieren hacer cosas por cambiar. Cuantos más consumidores de energías renovables sean, mayor será la presión que se ejerza sobre el mercado.

Por ejemplo, ayer la gente de EnergÉtica estuvo en San Pelayo para contar a los vecinos lo que supone este cambio, y la alcalesa les preguntaba si ellos querrían que en San Pelayo se colocase un cementerio de residuos nucleares como se quiso hacer en Santervás de Campos. Sin saber qué opinión tienen a nivel particular sobre las distintas maneras de producir energía, lo que tenían claro es que no querrían ese cementerio. Pues si no queremos cementerios, ni en San Pelayo ni en ningún otro pueblo, lo primero que habrá que hacer es dejar de generar residuos.

Es importante también señalar que para ser consumidores de EnergÉtica, el Ayuntamiento ha tenido que hacerse socio de la cooperativa, lo que le convierte no solo en un consumidor más responsable, sino en actor fundamental de toda aquella decisión que se tome en la cooperativa, decidiendo, por ejemplo, que el beneficio que se genere de la comercialización de esta energía se destine a la creación de puestos de trabajo en el entorno, o a la producción de energías renovables, y no a engordar las carteras de quienes se han enriquecido, precisamente, a costa de subir de forma injustificada y desproporcionada la factura de la luz.

Por último, desean servir de ejemplo a otros Ayuntamientos y a los particulares en sus casas para que entre todos y todas se alcance un nuevo modelo energético.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar