Ad Clicks : Ad Views :
Home / Fiestas y Tradiciones / Romería agridulce la que celebraron los vecinos de Aldeamayor en honor a la Virgen de Compasco

Romería agridulce la que celebraron los vecinos de Aldeamayor en honor a la Virgen de Compasco

/

El acto sirvió para despedir al párroco local, Miguel Ángel Vicente,  que en breve tomará posesión como titular en una parroquia de Valladolid capital. Como es habitual, centenares de vecinos y visitantes se desplazaron hasta el área de Compasco para disfrutar de una jornada de convivencia.

Juan J. Villalba Pinilla

Como cada primer domingo de septiembre el pago de Compasco de Aldeamayor de San Martín se convirtió antes de ayer en el centro neurálgico de la actividad municipal con la celebración de la tradicional romería en honor a la Virgen del mismo nombre.

La foto del día no varió mucho con  respecto a ediciones pasadas. Desde primeras horas de la mañana muchos vecinos de la localidad ya marchaban a pie o en vehículo hasta el área presidido por la centenaria ermita donde se cobija –desde abril hasta octubre- la imagen de la que aquí se conoce como ‘Pinariega’. Unos lo hacían para mostrar su devoción a la patrona de la villa y disfrutar también de un agradable día de campo alrededor de una mesa con buena conversación y mejores viandas; otros para lo primero y por supuesto, en no pocos casos, muchos únicamente para lo segundo. Desde que hace aproximadamente unos doce años se acometieran las obras de recuperación ambiental de la antigua arenera y del entorno de la ermita, con la instalación de numerosos elementos de mobiliario como merenderos y barbacoas y de zonas recreativas para los más pequeños, casi todos los fines de semana –siempre que el tiempo acompañe- cientos de personas del pueblo u otros lugares de la provincia se trasladan hasta esta zona para pasar el día. Sin embargo, para los nacidos en la localidad este primer domingo de septiembre tiene  un significado especial por los actos en honor a su patrona.

Tras el éxodo de andarines y vehículos se cumplió con el guión habitual del día –misa, procesión y subasta- aunque dentro de esa trama principal también hubo algún giro argumental. Antes de que la imagen de la Virgen María saliera al exterior portada por cuatro cofrades para ser instalada en una peana, minutos antes de que se iniciara la misa, muchos fieles devotos entraron a la pequeña, pero coqueta ermita, para contemplar el nuevo manto que recubría la talla, para fotografiarse ante ella o para admirar una réplica a escala de la ermita donada a la cofradía. El nuevo manto que ayer lucía la imagen de la virgen, de color verde con motivos dorados, ha sido donado por el vecino de Aldeamayor Julio de la Cal Ruano como continuación al que ya donara su madre muchas décadas atrás y confeccionado por la nacida en la villa y residente en Madrid, Paquita Villafáñez que ya había regalado y elaborado otro a la virgen hace años. La réplica de la ermita ha sido realizada por el vecino de Mojados, pero descendiente de la localidad, Valentín Gómez Sacristán. La idea de su fabricación partió de su mujer y si bien la primera intención fue donársela al mayordomo, Luis Ángel Fernández, para ser subastada por la cofradía, éste junto a la directiva de la cofradía decidió mantenerla en su propiedad para disfrute de todos los vecinos y visitantes. La mesa sobre la que se asienta ha sido realizada y donada por Alberto Prieto, de la empresa ALCAR Prieto, y la vitrina de metacrilato pro Juan Carlos Sanz Ferrero de la empresa MACROGLAS. 

En la imagen de la izquierda, junto a la imagen de la virgen, Julio de la Cal y Paquita Villafáñez, y en la de la derecha, junto a la réplica de la ermita, Valentín Gómez.

A las doce de la mañana arrancó la misa presidida por el párroco titular Miguel Ángel Vicente y concelebrada por el fraile carmelita, hijo de la villa, Celso Prieto Bermejo. Casi al punto de que ésta finalizara subió al altar campero el mayordomo de la cofradía, Luis Ángel Fernández, para en nombre de los cofrades y de los devotos y devotas de Aldeamayor dar las gracias a Miguel Ángel Vicente por sus años de dedicación, trabajo y disposición para con los vecinos ahora que es inminente su traslado a la parroquia del barrio de La Pilarica de Valladolid. Vicente respondió a su vez agradeciendo la colaboración que siempre ha tenido de los vecinos y en especial de aquellos grupos de personas que de una u otra manera han estado a su lado en las tareas cotidianas de la parroquia. Las palabras del querido párroco fueron seguidas de un largo aplauso por parte de los presentes. De hecho, un grupo de vecinas han iniciado una campaña de recogida de firmas que quieren hacer llegar al Arzobispado para pedir que el actual párroco continúe desempeñando su labor pastoral en Aldeamayor. Las hojas de firmas se encuentran, entre otros lugares, en el Ayuntamiento, en la Casa de Cultura y en el Bar Centro.

Tras la celebración de la Eucaristía y del canto de la Salve dio comienzo la procesión alrededor de la ermita, guiada’ por el que por la tarde se convertiría nuevo mayordomo de la cofradía, José María Moretón Palencia, y con los acordes de las jotas entonadas por las dulzainas de la Asociación Tierra de Pinares y los bailes en honor a la virgen como protagonistas. Posteriormente se celebraron el acto de nombramiento de nuevos cofrades y la tradicional subasta para recaudar fondos para la cofradía.

Origen del término Compasco

El origen de este nombre se halla en las "compascua" romanas. Como indicaba a esta redacción el propio Celso Prieto Bermejo, “la lex agricola ya trataba del modo de aprovechar los pastos comunales pertenecientes a varios territorios. Este es espacio de frontera entre los términos de pueblos circunvecinos, Compasco evoca encuentro, diálogo, solución de problemas, aprovechamiento común y como no, un espacio religioso a partir del siglo once, en los vaivenes de la repoblación de la extremadura castellana, al sur de Duero”. Además de estas pinceladas sobre el origen del vocablo ‘Compasco’ Prieto Bermejo no quiso dejar pasar por alto el sentido religioso de la celebración de este acontecimiento. “Celebramos hoy la Romería de la Virgen de Compasco, patrona de Aldeamayor. Un lugar sencillo, una ermita modesta, un origen devocional de gente pastoril reservada y afable. Todo nos invita en este entorno a vivir con humildad”. Por último el fraile carmelita quiso invitar a reflexionar en la necesidad de mantener el aspecto religioso como pilar fundamental de esta jornada de convivencia. “La Romería hoy no debe perder de vista esta intencionalidad religiosa que ha mantenido viva la Cofradía de Compasco que desde 1654 cuida con cariño todos los aspectos religiosos, ambientales, decorativos y tradicionales. Este espacio debe mantener este clima de trascendencia, mística y soledad para elevar al hombre al sentido de propio ser. Pero también debemos cuidar este tiempo festivo de encuentro familiar y lúdico. Que ella, la Pinariega, nos siga protegiendo un año más con su manto materna”.

Un momento de la misa oficiada Miguel Ángel Vicente (izquierda) y Celso Prieto (derecha).

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar