Ad Clicks : Ad Views :
Home / Historia y Efemérides / PRIVILEGIO DE VILLAGO DE ALDEAMAYOR: 241 AÑOS DE HISTORIA, 15 DE FIESTA

PRIVILEGIO DE VILLAGO DE ALDEAMAYOR: 241 AÑOS DE HISTORIA, 15 DE FIESTA

El 19 de mayo de 1776 el Rey Carlos III concedía al sitio de Aldeamayor el Privilegio de Villazgo con los elementos necesarios para ejercer dicha condición
En 2002 el Ayuntamiento de Aldeamayor da el paso de incluir la conmemoración de esta efeméride dentro de su programación lúdico-festiva

Juan José Villalba Pinilla@Juanillo_v_p

Se cumplen, justamente hoy, 241 años de la concesión del Privilegio de Villazgo al entonces “sitio de Aldeamayor”. El título fue otorgado a esta villa el día 19 de mayo de 1776 por el Rey Carlos III y firmado y rubricado por Su Majestad en el Palacio Real de Aranjuez. El documento consta de una serie de actas protocolarias en las que sucesivamente se van  asentando los acuerdos hasta la proclamación oficial del lugar de Aldeamayor de San Martín como Villa de pleno derecho ¨de sí y por sí¨, con los elementos necesarios para ejercer dicha condición: elección de alcalde y regidores; delimitación y apeo del término municipal; la erección de rollo y picota para ejercer la justicia; la comprobación del censo a “calle hita”; el pago de la cantidad correspondiente y otros varios asuntos. Como primer alcalde de la Villa fue elegido Don Francisco Casado. En realidad se llamaba Francisco Javier Casado Baquerín Monroy y Montaña y nació en Aldeamayor el día 4 de marzo 1718. Su padre era Jerónimo Casado y su madre Bernarda Baquerín Monroy y Montaña. Contrajo matrimonio con Ángela Burgueño Gómez el martes 17 de noviembre de 1739. Murió el 30 de diciembre de 1786 en Aldeamayor y fue enterrado en la nave de la iglesia.

El Privilegio de Villazgo concede al lugar de Aldeamayor en  virtud  de Real Cédula expedida en el Real sitio de Aranjuez en diez y nueve de el próximo pasado mes de mayo la posesión en esta villa de la Exención  y gracias que por S.M. -que Dios guarde- se la ha concedido de libertarla de la jurisdicción  que sobre ella tenia la de Portillo”. Una de las razones era las constantes denuncias de las personas de Aldeamayor  contra la forma de actuar de la justicia de Portillo y sus frecuentes abusos. Otra  de las razones que expone el documento  es la necesidad de la Hacienda Real de  recaudar dinero para los cuantiosos gastos que supone el mantenimiento de  todos los reinos.

En el censo realizado en 1776 que declaran las autoridades del lugar para calcular el repartimiento de lo que hay que pagar, mil ochocientos y catorce reales al erario real por el Privilegio de Villazgo  que han solicitado, y que después comprobarán casa a casa el juez y el secretario venidos desde Aranjuez, el lugar de Aldeamayor en ese momento está compuesto por 112 hogares, vecinos o unidades familiares. Más concretamente había 103 hombres, 98 mujeres, 186 menores y 4 mayores. Es decir un total de 391 personas censadas.  

SE INICIA LA TRADICIÓN

Estos y otros detalles de la historia de esta concesión fueron expuestos en una de las conferencias de la Semana Cultural de Aldeamayor de San Martín del año 2001 por el fraile carmelita e hijo de la localidad P. Celso Prieto Bermejo. Fue aquella la primera ocasión que por parte del gran público se tuvo constancia de esta parte de la historia de la localidad.

Aquella conferencia sirvió de base para que al año siguiente, el ayuntamiento de la localidad, a través de su concejalía de Cultura y tras consulta al propio Prieto Bermejo, decidiera incluir en su programación anual un día en el que sin mayores pretensiones que recordar esos acontecimientos y vivir una jornada de convivencia entre vecinos se conmemorase la concesión del Privilegio de Villazgo, uno de los episodios más importantes de la historia reciente de la localidad. Aquellas primeras celebraciones fueron modestas si tenemos en cuenta al punto al que hemos llegado 15 años después: una modesta feria que se dio en llamar ‘De los pueblos de la linde’ y con la que se pretendió que los municipios colindantes a Aldeamayor expusieran algo de su acervo cultural y/o patrimonial, unas exhibiciones de deportes o juegos tradicionales, alguna exposición relacionada con los usos y costumbres de la villa, una comida de hermandad entre vecinos a base de arroz a la paella, para la que se contó con la colaboración siempre desinteresada de las asociaciones locales y de los vecinos de Mojados Claudio y Pablo, y una verbena como fin de fiesta.

Desde su primera edición, celebrada el 20 de mayo de 2002,  la conmemoración del Privilegio de  Villazgo ha evolucionado durante quince años pasando de ocupar un único día –generalmente el sábado más cercano al día diecinueve de mayo- hasta abarcar toda una semana de eventos que va desde el día trece  -festividad local en Aldeamayor- hasta el fin de semana más próximo al diecinueve.  De aquella sabatina primera edición, en la que lo primaba lo lúdico y en la que el punto fuerte lo constituía aquella paellada gigante en la que se dieron cita centenares de personas, se ha pasado a todo un calendario de actividades durante siete días en los que con mayor o menor relevancia se conservan las actividades originales de aquel primer Villazgo, paella incluida, y  se abren paso otras muchas disciplinas.

La gastronomía, con la organización por parte de los hosteleros del municipio del Pincho de Villazgo, las artes escénicas a través de certámenes musicales y actuaciones folklóricas y teatrales o lo taurino, con el desarrollo de encierros por las calles de la villa organizados al alimón entre Ayuntamiento y Asociación Cultural Aldeamayor Taurina convierten a Aldeamayor en punto de referencia de la comarca durante esa semana y proporcionan a los que habitualmente residen en la localidad o a los que la visitan una amplia oferta lúdica y cultural.

UN PASO MÁS: EL PREMIO PRIVILEGIO DE VILLAZGO

Si todo esto fuera poco, desde el año 2006, año tras año, el Ayuntamiento de Aldeamayor viene haciendo entrega del Premio Privilegio de Villazgo en un acto institucional en la Casa de Cultura. Este premio pretende reconocer la aportación de aquellas personas que se hayan distinguido en la promoción de los valores del municipio como son la cultura, la historia, la dimensión social u otros aspectos que conforman el patrimonio material, moral y espiritual de nuestra memoria e identidad colectiva. El primero en recibirlo fue el propio Padre Celso Prieto Bermejo seguido de Jaime Bermejo Martín en 2007; Luis Antonio Hidalgo Hontanillas y Félix de la Cal Olmedo en 2008; Felipe Ojero Tejedor en 2009; Valentín Díaz Velasco en 2010; Marichu Delgado Bengoechea en 2011, Escuela de Música Tradicional Tierra de Pinares en 2012; Teodoro Torres y Quintín Vivas en 2013; la Asociación ‘Unión Católica San José’ en 2014; el Grupo de Teatro ‘El Llano’ en 2015 y el presidente de la Asociación ‘Villa de Aldeamayor, Álvaro Sanz Ferrero, en 2016. El galardón recae este año en las voluntarias locales de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Cabe destacar por último, la implicación de la masa social de Aldeamayor en esta efeméride, reflejada en la participación en la misma de agrupaciones, asociaciones y colectivos municipales tanto en la confección del programa de actividades como en el desarrollo de las mismas, todo ello y desde hace quince años bajo la coordinación del consistorio municipal.

De izquierda a derecha P. Celso Prieto, Jaime Bermejo, Álvaro Sanz, Luis Antonio Hidalgo y Felipe Ojero.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar