Ad Clicks : Ad Views :
Home / Cultura, Ocio y Turismo / Presentadas las IV Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero 2015

Presentadas las IV Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero 2015

Participan un total de 7 restaurantes y 6 bares de toda la ribera vallisoletana. Dichos establecimientos pertenecen a los municipios de Peñafiel, Curiel de Duero y Pesquera de Duero. Colaboran los Ayuntamientos de la comarca y la Diputación de Valladolid y están subvencionadas por la Federación de Centros de Iniciativas Turísticas de Castilla y León y la Junta de Castilla y León.

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

El diputado de Economía y Turismo de la Diputación de Valladolid, Víctor Alonso Monge, junto al alcalde de Peñafiel, Roberto Díez González,  el Director General de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, Roberto García Marcos, y la representante del CIT de la Ribera del Duero y diputada provincial, Laura Fernandez Peña, presentaron ayer  en el Palacio de Pimentel, las IV Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero que se celebrarán los fines de semana del 31 de enero al 1 de marzo  en tres municipios de la zona, organizados por el CIT de la Ribera del Duero de Valladolid y la Antena Local de la Cámara de Comercio de Valladolid en Peñafiel.

En las jornadas colaboran los Ayuntamientos de la comarca y la Diputación de Valladolid y participan una decena de establecimientos de hostelería de la Ribera del Duero, concretamente de los municipios de Peñafiel, Curiel de Duero y Pesquera de Duero.

El Centro de Iniciativas Turísticas de la Ribera del Duero de Valladolid y la Antena Local de la Cámara de Comercio de Valladolid en Peñafiel, en colaboración con varios Ayuntamientos de la Comarca, la Diputación de Valladolid, la Sociedad Provincial de Desarrollo de Valladolid (SODEVA), la Mancomunidad Campo de Peñafiel y la Agrupación Empresarial de Peñafiel y su Comarca (AEMPE) han organizado las IV Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero, que se desarrollarán durante todos los fines de semana comprendidos entre el 31 de enero y el 1 de marzo de 2015.

En ellas participan un total de 7 restaurantes y 6 bares de toda la ribera vallisoletana. Dichos establecimientos pertenecen a los municipios de Peñafiel, Curiel de Duero y Pesquera de Duero y se podrá degustar menús basados en lechazo a 32 euros por persona, compuestos de entrantes, plato principal, postre, vino de la Denominación de Origen Ribera del Duero, pan, agua y café o infusión. La fusión entre cocina tradicional y de vanguardia son las notas predominantes de los diferentes platos que componen estos menús. Podremos encontrar desde el tradicional cuarto de lechazo asado en horno de leña hasta otras propuestas como la pierna de lechazo rellena de micuit con pasas y nueces, el rulo de lechazo con ensalada de frutas o las chuletillas a la brasa con trigueros y alioli de tomillo. Tampoco podía faltar la casquería del lechazo, como las manitas o los callos, y otros derivados del ovino como el queso de oveja, otra de las delicias gastronómicas de la zona.

Pero, además, el lechazo se podrá degustar en forma de tapa, en cualquiera de los 6 bares participantes, que ofrecerán, de forma variada, diferentes productos derivados del lechazo. El precio de la tapa, acompañado de una copa de vino joven de la Denominación de Origen Ribera del Duero, será de 2,50 euros. Para el tapeo, los establecimientos participantes nos proponen suculentas alternativas como la flauta de lechazo, la mini hamburguesa de lechazo con mostaza en grano, lechuga y tomate, el pimiento de piquillo relleno de lechazo gratinado de queso y costrón de pan de semillas o el chorichazo, un choricito de carne de lechazo y cerdo en adobo envuelto en una masa fina crujiente con reducción de vinagre de frambuesa.

Ante la buena aceptación y éxito en las anteriores ediciones de estas Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero, el Centro de Iniciativas de la Ribera del Duero de Valladolid y la Antena Local de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid en Peñafiel, han decidió apostar de nuevo por esta iniciativa, un importante escaparate para la promoción del lechazo, junto a los vinos, la verdadera joya gastronómica de la comarca. Para su organización han dado continuidad al modelo de colaboración público-privado que tan buenos resultados está dando en los diferentes proyectos de promoción económica y turística que se están llevando a cabo en la comarca. El año pasado, en el mes de febrero, la localidad de Peñafiel incrementó el número de visitantes que pasaron por su oficina de turismo en un 35% respecto del año anterior.

Estas jornadas están subvencionadas por FECITCAL (Federación de Centros de Iniciativas Turísticas de Castilla y León) y la Junta de Castilla y León.

El Lechazo

Una de las principales señas de identidad de la Ribera de Duero es su rica gastronomía, sustentada principalmente por sus vinos y el lechazo, plato tradicional que protagoniza el recetario de la comarca. Desde la antigüedad, el plato, favorecido por la impronta ganadera de la zona, ha ocupado los primeros puestos de las cartas de los restaurantes de la Ribera. Hoy es un atractivo turístico y prueba de ello es que cientos de personas acuden, casi a diario, a degustar este plato.

Buen número de establecimientos se sienten identificados con el asado y gracias a ellos persiste una receta que se resiste a morir. Tan importante como la elaboración del plato es la carne. La raza churra tiene presencia en tierras castellanas, desde tiempos de los íberos y se caracteriza por su resistencia al clima extremo y por ser una raza longeva que no padece enfermedades congénitas. Por ello, buena parte de los restaurantes adquieren la materia prima de los ganaderos de la zona.

El maestro asador y el horno de leña son tan importantes como la materia prima, pues la receta es sencilla: lechazo de primera calidad, agua y sal. Los cuartos de lechazo se sirven en cazuelas de barro, en raciones abundantes y recién sacadas del horno. Es muy suave, tierno y jugoso, en gran medida porque el animal tan solo se ha alimentado con leche materna y se sacrificó al alcanzar un peso en canal de entre cinco y ocho kilos. La acompaña con ensalada y pan, otra de las señas de identidad de la gastronomía local. La mejor forma de maridarlo es con un buen tinto de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Pero hoy día la cocina tradicional se fusiona con la gastronomía de vanguardia y el lechazo se puede degustar de mil formas y maneras diferentes. Las IV Jornadas del Lechazo de la Ribera del Duero se presentan como una ocasión única para degustar el lechazo, tanto con sus menús degustación como con en tapas, siempre acompañadas de los impresionantes caldos de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar