Ad Clicks : Ad Views :
Home / Sociedad / Megeces homenaje a su párroco en el 50 aniversario de su ordenación

Megeces homenaje a su párroco en el 50 aniversario de su ordenación

Durante la misa del pasado domingo los vecinos de la pequeña localidad ribereña del Cega quisieron mostrar su cariño a la persona que durante casi veinte años ha sido “pastor de la comunidad”. Antonio Martín García fue ordenado en 1965 y tiene previsto jubilarse el próximo mes de octubre al haber cumplido la edad de 74 años.

Juan J. Villalba Pinilla

Cincuenta años sirviendo de correa de trasmisión como sacerdote de la doctrina de Cristo, no sólo con la palabra sino también con los hechos, y veinte de ellos haciéndolo en la localidad de Megeces ha sido suficiente motivo para que los vecinos de este municipio quisieran rendir el pasado domingo un sentido homenaje su párroco, Antonio Martín García.

Este sacerdote nacido hace casi 75 años en Pedrajas de San Esteban -donde el sábado también se le realizó un multitudinario homenaje- y que se jubilará en octubre fue ordenado en Salamanca el día 25 de abril del año 1965 festividad de San Marcos. A lo largo de esos cincuenta años ha ejercido el sacerdocio en lugares tan dispares como los municipios vallisoletanos de Viloria del Henar, Bahabón de Valcorba o Valladolid capital –donde funda la parroquia de Nuestra Señora del Henar-, en la parroquia del Buen Pastor en la localidad bonaerense de Banfield y tras su regreso a España, después su estancia argentina, nuevamente en localidades de la provincia de Valladolid como las de La Unión de Campos, Valdunquillo, Urones de Castroponce y Bolaños de Campos, Íscar, Cogeces, Megeces, Mojados, Alcazarén y Hornillos. 

Antes de que comenzara la misa, con Martín presidiendo en el Altar Mayor, el director de la Coral de Megeces y colaborador de la parroquia, José Pinilla, tomó la palabra y haciendo alusión a la canción con la que se inició la misa en la que se podía escuchar “Te acercaste a mi puerta, pronunciaste mi nombre; yo temblando te dije: Aquí estoy Señor” se dirigió al homenajeado dedicándole unas palabras de reconocimiento por todo una vida de trabajo por los demás y de agradecimiento por su labor en la parroquia. “Hemos tenido la suerte de que en los últimos 19 años haya sido junto a nosotros y por eso hoy queremos, sobre todo, rezar con y por usted. (…) Con usted porque nos sentimos un poco como su familia y por usted, especialmente porque se lo merece”.  Tras estas afectuosas palabras, y antes de que se iniciara la Eucaristía, Pinilla hizo un pequeño recorrido por algunos de los “grandes logros” –como él los definió- conseguidos por Martín en su medio siglo de labor pastoral entre los que destacó la fundación de una iglesia, un colegio o una casa de acogida en tu etapa argentina. “Esto es una mínima parte de esa dilatada historia de entrega de estos cincuenta años en los que su principal objetivo, y a veces auténtica obsesión, era encontrar donde fuese la mejor manera de ayudar a los demás”.

Tras estas palabras, y visiblemente emocionado, el septuagenario párroco dio comienzo a una participativa eucaristía en la que muchos de los que han sido sus paisanos durante casi dos décadas –niños y mayores- quisieron participar de una u otra manera bien leyendo las lecturas, bien enunciando la oración de los fieles y sus rogativas, bien acercando las ofrendas hasta el Altar Mayor o bien compartiendo con él en el momento de la consagración del pan y el vino.

En su homilía, más personal que doctrinal, ‘Toñín’, como se le conoce en su Pedrajas natal, señaló que a lo largo de estas cinco décadas como sacerdote él siempre contó con Dios y con la gente. “Nunca me ha faltado Dios y buenos amigos y amigas con los que he podido superar luchas internas y situaciones de choque con algún miembro de la comunidad. También he tenido mucha colaboración y eso ha dejado en mí una vinculación muy grande con las diferentes comunidades en las que he estado”.

Antes de que finalizara la misa y de entonar la oración de despedida se entregó a Martín una placa en recuerdo de sus años entre los megezanos. Entre el público, y como un miembro más de la parroquia se encontraba el alcalde de la localidad, Abel Manso Catalina, quien destacó el cariño que los vecinos de Megeces tienen para con su párroco como demuestra el hecho de que “lleve entre nosotros casi veinte años”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar