Ad Clicks : Ad Views :
Home / Opinion / LA GUERRA POR LOS BOMBEROS. Por Rafael Velasco

LA GUERRA POR LOS BOMBEROS. Por Rafael Velasco

Asistimos estos días al tira y afloja en el pulso que mantienen la Diputación de Valladolid y el ayuntamiento de la capital, sobre la prestación del servicio de bomberos a los municipios del alfoz

Rafael Velasco, portavoz de C’s en el Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda

Asistimos estos días al tira y afloja en el pulso que mantienen la Diputación de Valladolid y el ayuntamiento de la capital, sobre la prestación del servicio de bomberos a los municipios del alfoz. Es este un servicio cuyas competencias recaen en la diputación, pero como la diputación no tiene parque, subcontrata, por hablar coloquialmente al ayuntamiento de Valladolid. Uno quiere pagar 150.000 €/año, y el otro quiere cobrar 700.000. Unos mienten y otros dicen la verdad. ¿Quieren saber quién? Yo les cuento.

Lo primero que debemos saber es cuánto cuesta un parque de bomberos. La cuenta es fácil y rápida: la construcción del edificio, y la dotación de vehículos, material, y maquinaria está entre 2 y 2,5 millones de euros para un parque modesto y siempre y cuando el solar sea tuyo. El coste anual de un parque con 20 bomberos, número mínimo si quieres mantener un servicio de 4 bomberos de guardia 24h. 365 días al año, ronda los 900.000 €. Pongan 20 sueldos de 40.000 € incluyendo seguridad social, y sumen combustible, mantenimiento de maquinaria e instalaciones y gastos de energía, teléfono, etc. y verán que incluso podemos estar quedándonos cortos.

¿Qué es lo que pasaba hasta ahora?, pues que en la diputación y en el ayuntamiento de la capital gobernaba el mismo partido, en este caso el PP, y los vecinos de la capital han estado durante años pagando sin saberlo el coste de los bomberos del alfoz. Pero hete aquí que cambia el gobierno de la capital y el nuevo equipo de gobierno echa cuentas, y ve la cantidad de dinero que se lleva el servicio que está dando a la diputación por la sexta parte de su coste real. La consecuencia es inmediata: pide renegociar el convenio al alza.

La diputación, por su parte, nido de enchufismo, compadreo y cuentas gruesas, se encuentra con que tiene un servicio que dar y no tiene ni medios ni dinero. Hace gala de su proverbial capacidad de negociación y se planta. Dice que 150.000 y ni un euro más. Como si en lugar de un servicio de primera necesidad fuese una partida de póker, y amenaza soto vocce con montar un parque propio en el alfoz para paliar el desaguisado.

Antes de que la idea de otro parque empiece a sembrarse, les daré tres argumentos claros:

1.       Como vecino de un municipio del alfoz me da igual quien me dé el servicio. Eso sí, quiero un servicio de la máxima calidad posible.

2.      En ningún caso voy a pagar dos veces por lo mismo. Se llame diputación o ayuntamiento o junta, la leche sale de la misma teta, la de los contribuyentes, y si a alguien se le ocurre por un asunto de competencias montar dos servicios al lado, somos portada en el New York Times. En cualquier caso, desconfíen, que lo han pensado.

3.      Si montamos dos parques en la capital y el alfoz y seguimos dejando desatendida la comarca de Mayorga, que no tiene parque, al amigo Artemio Dominguez, que además del responsable en la diputación del asunto de bomberos es alcalde de Rioseco, creo que le hacen una estatua ecuestre en su pueblo, como poco.

Y para el lumbrera que haya pensado en atender el alfoz desde el parque de diputación de Tordesillas, solo pido que no pase nada, porque si hay una desgracia no quisiera yo estar en el pellejo del responsable que tuviera que explicar por qué se atendió con unos medios que tardan media hora pudiendo ser atendidos en minutos.

No quiero terminar sin hacer mención a lo tremendamente ilustrativo de esta situación. Si de los municipios del alfoz, en los que hay alcaldes de todo signo político, dependiera, ya hace tiempo que habría habido un acuerdo con la capital. Porque la seguridad de sus vecinos es una prioridad para los alcaldes, y porque entienden los costes de los servicios. Con este invento de las diputaciones, intermediario de comisiones abusivas en la prestación de servicios públicos, con las que pagan sueldos injustificados a mediocres puestos a dedo, que nunca tendrían sueldos ni parecidos en el mundo real, más nos valdría contratar a un chamán para pedir lluvia. Sería más barato y más efectivo. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

PILAR VICENTE: “LA DIPUTACIÓN DE VALLADOLID ESTÁ PONIENDO EN RIESGO LA SEGURIDAD EN EL ALFOZ”

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar