Ad Clicks : Ad Views :
Home / Cultura, Ocio y Turismo / La dulzaina fue ayer la protagonista del “día de fiesta” en Aldeamayor

La dulzaina fue ayer la protagonista del “día de fiesta” en Aldeamayor

Como en años anteriores en el inicio de las fiestas patronales en honor a San Roque se celebró una nueva edición del certamen de dulzaina que en esta ocasión mostró a los espectadores parte de un trabajo que sobre la dulzaina y su evolución en el tiempo están realizando Francisco García y Rafael Gómez.

Luis Ángel Fernández presenta el certamen ante la mirada de Francisco García y Rafael Gómez. (Miguel del Río)

Juan J. Villalba Pinilla

Aldeamayor de San Martín volvió a cumplir con su cita con la dulzaina. Con la de ayer ya van veintinueve ediciones del certamen musical que tiene a este instrumento como protagonista y que junto a la promoción que de él se hace en la villa sitúan a Aldeamayor como referente a nivel nacional.

Pero el de ayer, al igual que pasara el año pasado cuando los miembros de la escuela de dulzaina local presentaron su nuevo disco, fue un certamen diferente a lo que estamos acostumbrados a ver y a escuchar. Como señalaba el director de esta muestra folclórica y de la Escuela de Dulzaina de Aldeamayor, Luis Ángel Fernández, minutos antes de que empezara esta nueva edición, “lo que hoy mostramos en Aldeamayor no va a ser un certamen al uso en el que grupos de diferentes puntos geográficos vienen y muestran el folklore de su zona sino que en él se va a presentar un boceto de una pequeña parte del trabajo que Francisco García Olmedo y Rafael Gómez Pastor están haciendo en torno a la historia de la música popular y sobre todo a la evolución de la dulzaina en Valladolid a lo largo de los siglos”.

Con el hilo argumental de lo que podría ser un día de fiesta –en referencia al título del trabajo- en uno cualquiera de los pueblos de la provincia de Valladolid hace décadas, cuando la banda sonora no la ponían las grandes orquestas de hoy en día sino la pareja formada por la dulzaina y el tamboril, el público, que llenaba el teatro de la Casa de Cultura ‘Adolfo Suárez’, pudo hacerse una idea a lo largo de la velada de como discurría la jornada festiva y de las piezas que se tocaban pero también de la evolución de instrumentista e instrumento. Para ejemplificar lo anterior se empezó proyectando un audiovisual con declaraciones de representantes del mundo de la dulzaina realizado por Marta Gómez París. En segundo lugar se realizó una introducción acerca de la historia y la evolución de ese instrumentista desde el siglo XIX, cuando primaba el sonido de la flauta y el tamboril tocados por una misma persona, hasta nuestros días, con el protagonismo adquirido por la dulzaina y el tamboril. Aquí salieron a relucir nombres de míticos dulzaineros vallisoletanos de diferentes épocas. Como tercera y última parte de la velada se  interpretó la variedad de piezas -entradilla, jota, corrido, fandango, tango, etc.- que años antes o años después se incorporaron al repertorio de la jornada festiva.

En este momento de la noche el sonido en directo se alzó como protagonista y fueron subiendo al escenario diferentes músicos como los dulzaineros Elías Martínez, Luis Ángel Fernández y el propio Francisco García, los percusionistas David Núñez, Jaime Vidal y Mónica Supiot y los guitarristas Ángel Lévid y Carlos Martín Aires que mostraron tema a tema esa evolución en la forma de tocar. Como no podría ser de otra forma también subieron al escenario los integrantes de la Escuela de Dulzaina de Aldeamayor: de manera individual lo hizo José Luis Castán, que interpretó lo que en la localidad se denomina como ‘Jota de Aldeamayor’ recogida a mediados del siglo pasado por su tío Práxedes del cancionero del también aldeamayorense Eusebio Soto, y en conjunto parte de los profesores y alumnos que mostraron la forma de tocar temas clásicos a varias voces. Como complemento a la parte musical también se pudo disfrutar de algunas danzas así como de una muestra de instrumentos, documentación y vestuario a pie de escenario.

“Para nosotros ha sido un privilegio que Fran y Rafa hayan apostado por Aldeamayor y por nuestro certamen para poner de largo su trabajo” remarcaba Luis Ángel Fernández finalizada la noche.

Un día de fiesta

Con este título se nomina a ese trabajo que engloba a lo visto ayer noche en Aldeamayor. Se trata de un proyecto en el que se han embarcado el dulzainero de La Pedraja de Portillo Francisco Miguel García Olmedo y el investigador de Villafrades de Campos Rafael Gómez Pastor. El primero es, en palabras de Luis Ángel Fernández, “uno de los mejores dulzaineros que hay en España actualmente” y en el caso que nos ocupa en el promotor y alma mater de este proyecto. El segundo es una persona muy implicada con la cultura tradicional de su pueblo y autor de varios libros, uno de ellos junto a su hija, Marta Gómez Paris, y al dulzainero Elías Martínez Muñiz sobre la danza de palos de Villafrades de Campos.

“El objetivo que tenía cuando comencé a dar forma a este proyecto era recoger repertorio de la dulzaina de Valladolid y contextualizarlo” señala Francisco, alma mater e ideólogo de esta aventura. Si Francisco ha aportado la parte musical al proyecto, invirtiendo cientos de horas de investigación y otras tantas de grabación con decenas de colaboradores que han prestado el sonido de su instrumento, Rafael le ha dotado de ese contexto histórico tan necesario para conocer el porqué de la evolución de la dulzaina y de su uso.

El trabajo, que aún está en gestación y que previsiblemente verá la luz el próximo año en formato libro y CD, quiere dar, en parte, continuidad a todo lo que sobre la evolución de los dulzaineros y redoblantes de la provincia de Valladolid escribieron José Delfín Val y los hermanos Joaquín y Luis Díaz en la década de los 70 pero engloba muchos más aspectos no sólo musicales sino también históricos y sociales relacionados con este instrumento. La cantidad de material que se han encontrado Francisco y Rafael es tal que ni la estructura ni el contenido estén cerrados aún y respecto a lo que hay hoy mañana pueda haber modificaciones.

“Nuestra primera idea fue realizar algo siguiendo esa estela pero nos encontramos varios inconvenientes –señala Rafael-. Por una parte ellos realizaron una labor de campo que estaba infinitamente documentada con treinta años de antelación, y citaban a muchos dulzaineros que hoy ya no están entre nosotros; por otro lado vimos que hay aspectos que queríamos tocar, como cuándo se produce el boom de la dulzaina en detrimento de la flauta y el tamboril que a mediados del XIX eran los instrumentos que se usaban, que no estaban documentados en ese trabajo y a través de un arduo trabajo en hemerotecas como la del Norte de Castilla, en la que hay referencias a concursos y certámenes de dulzaina y a la pugna entre Ángel Velasco y Esteban de Pablos, y de actas y documentos de cofradías conseguimos esa información”.

Para Luis Ángel Fernández este trabajo, una vez que esté finalizado, puede ser un referente para los dulzaineros de Valladolid “por dos motivos: en primer lugar porque no hemos tenido nunca un cancionero y yo me atrevería a decir que esto lo va a ser tanto de piezas conocidas como de otras que ni siquiera estaban pasadas a partitura y en segundo lugar por toda la labor documental que arroja luz sobre muchos aspectos que ni siquiera nos podíamos llegar a imaginar ni en cuanto a la dulzaina ni a sobre quien fue el padre de la dulzaina”.  Llegado ese momento, el de su punto y final, los autores decidirán qué uso se le da. Para Luis Ángel las instituciones –Diputación de Valladolid y Junta de Castilla y León- “tendrían que involucrarse en su financiación puesto que estamos hablando de un patrimonio inmaterial de nuestra tierra”.

Entre los músicos que han colaborado en la grabación de los temas, además de los que subieron a las tablas del escenario de Aldeamayor, están otros músicos vallisoletanos como los dulzaineros Jesús Gutiérrez, José María Barajas, Raúl Llorente, Rafael Cubillo, Mario Castán, Roberto Pérez, y Jaime Sánchez, los tamboriteros Alejandro Cerro, Pedro Pérez, Fernando Zarzosa, Miguel Ángel Martínez, el bajista Juanjo Puertas, José Alfonso Garrido al laúd y Rafa Gómez y su hija Marta con los palos. 

Luis Ángel Fernández, Jaime Vidal y FranciscoGarcía en un momento de la noche. (Miguel del Río)

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar