Ad Clicks : Ad Views :
Home / Cultura, Ocio y Turismo / LA CETRERÍA PROTAGONIZÓ LA SEGUNDA DE LAS JORNADAS DE LA CAZA EN ALDEAMAYOR

LA CETRERÍA PROTAGONIZÓ LA SEGUNDA DE LAS JORNADAS DE LA CAZA EN ALDEAMAYOR

/
Miembros de la Asociación de Cetrería Sieteiglesias de Matapozuelos, que acudieron con sus aves hasta la localidad, ofrecieron una entretenida y muy instructiva charla sobre esta modalidad de caza
Las jornadas se reanudan hoy, desde las nueve de la mañana con una exhibición local de carreras de galgos con liebre mecánica

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

Las jornadas de la caza de Aldeamayor de San Martín, organizadas por el Club de Cazadores y por el Ayuntamiento de la localidad a través de su área de Medio Ambiente, siguen su curso. Tras la inauguración del jueves, en la tarde de ayer viernes se celebró la segunda sesión dedicada a una de las modalidades más bellas de caza que existen como es la cetrería. El encargado de disertar sobre este tema fue el iscariense Alfonso Aveces, miembro de la Asociación de Cetrería Sieteiglesias de Matapozuelos que acudió acompañado de un azor al que mantuvo sobre su mano a lo largo de las casi dos horas que duró la charla coloquio. No fue el azor de Aceves la única rapaz presente en la sala puesto que en el patio de butacas presenció la ponencia un águila Harris, también sobre la mano de su dueño. Antes de que Aceves iniciara su intervención, Alberto Prieto y Juan José Cano, desde el Club Deportivo de Aldeamayor, presentaron la segunda jornada.

Con una diapositiva en la que se indicaba que la esta forma de caza está declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, el cetrero iscariense inició su intervención definiendo lo que es la cetrería. En este punto quiso dejar claro que solo puede entenderse como tal aquella actividad en la que existe caza, diferenciándola por tanto del uso que se hace de las rapaces en eventos como mercados o exhibiciones en los que no hay captura de otra especie.

Tras esta matización, y con la base de su experiencia de tres lustros como cetrero, este aficionado comenzó explicando a la concurrencia las modalidades de cetrería que existen – altanería y vuelo bajo-, las rapaces que se utilizan para cada una de ellas y cómo se ejecuta la caza. La altanería, en la que se usan halcones, consiste en soltar la rapaz para que vuele alto y cuando divise otra ave – palomas, patos, perdices, etc.- se lance en picado sobre ella. Por su parte en el bajo vuelo las aves – azores, águilas Harris o rapaces de pequeño tamaño- parten del puño del halconero directamente hacia la caza ya sean animales de pelo -roedores, liebres, conejos- o de pluma –sobre todo palomas-. Es este primer apartado dio unos breves apuntes sobre la reglamentación a la que está sometida la cetrería en cuanto a zonas de vuelo, de caza, etc.

Vista esta diferenciación, Aceves indicó que mientras en otras modalidades de caza, ya sea con galgo o con escopeta, el cazador puede volver a casa con varias piezas en el morral, en la cetrería el máximo número de trofeos es uno. El ave sólo caza lo que necesita para alimentarse, siempre se lanza a por la pieza que está enferma o él considera más débil o enferma –caza según la ley del mínimo esfuerzo- y una vez que se sacia da por cumplida su misión, explicó el veterano cetrero. Es por ello por lo que este tipo de caza es considerada como la más ecológica y por lo que se considera, afirmó el ponente, que  “el que manda es el ave y no el hombre”. En este punto dejó claro que el animal siempre ha de cazar al final de una jornada de vuelo ya sea por méritos propios o ya sea, si el día se ha dado mal, porque sea el propio cetrero el que le arroje a la presa.

Otro de los temas en lo que más tiempo invirtió fue el del adiestramiento y las condiciones en las que debe estar el ave en su día a día. No sólo habló de aspectos técnicos, como la finalidad de elementos como el capuchón, los cascabeles, la telemetría o las condiciones físicas –espacio y alimentación- en las que tienen que estar las rapaces, sino que insistió en que se trata de una disciplina a la que hay que dedicar mucho tiempo puesto que es necesario que el pájaro vuele todos los días si no se quiere perderlo en poco tiempo. Por ello advirtió a todos aquellos que quieran iniciarse en este arte que se asesoren y acompañen, en la medida de las posibilidades, por un cetrero experto que les vaya orientando en cada uno de los pasos que hay que dar.

Pese al sacrificio que implica –lo definió como una esclavitud voluntaria- y como aficionado a otros tipos de caza, Acebes afirmó que la cetrería es la disciplina que más satisfacción le ha reportado, puesto que para él no hay momento más hermoso que el lance de un ave arrojándose sobre su presa, aunque también la que más sinsabores le ha ocasionado, poniendo como ejemplo la pérdida de algún ave en su primer vuelo.

La velada, que discurrió en un continuo toma y daca entre ponente y un público que interpeló al primero con continuas preguntas, concluyó con un vino español, que contó con la colaboración de la Hamburguesería El Gachy, en la Sala Polivalente anexa al Ayuntamiento.

Las jornadas se reanudan hoy, desde las nueve de la mañana con una exhibición local de carreras de galgos con liebre mecánica en la zona frente al Punto Limpio Municipal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

AYER COMENZARON LAS JORNADAS DE LA CAZA EN ALDEAMAYOR DE SAN MARTÍN

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar