Ad Clicks : Ad Views :
Home / Toros / JOSE TOMAS Y MANZANARES, IDILIO EN VALLADOLID

JOSE TOMAS Y MANZANARES, IDILIO EN VALLADOLID

Tercera de abono de la Feria taurina de la Virgen de San Lorenzo de Valladolid
Se lidiaron toros de Luis Terrón para rejones. Los de Núñez del Cuvillo, el 2º como sobrero, para lidia a pie

José Tomás, en un lance con el capote. (Cristina Fernández Díaz)

Juan García Tejedor

Ayer el despertar de Valladolid fue diferente. Desde primera hora se veía gente distinta, forastera, amante del mundo de los toros y curiosa que venían por el tirón de José Tomas. Y eso se vio reflejado en los tendidos y en los premios que se concedieron en una corrida de toros muy deseada y que la capital del Pisuerga necesitaba. Cantidad de famosos en los tendidos que avalan como el resto de aficionados la tauromaquia. Los hoteles llenos, según el alcalde de Valladolid con el cartel de no hay billetes en sus recepciones, pero sin mentar el porqué de ello. Quizá sea por el programa de las ferias y fiestas de la Virgen de San Lorenzo, en el cual, la feria taurina no aparece.

Por delante en el cartel, un rejoneador, un “caballero rejoneador” como se decía no hace muchos años, y desde luego Leonardo Hernandez, trató como un auténtico caballero a sus dos toros. Dos toros de la ganadería de Luis Terrón que no le quisieron ni ver ni a él, ni a sus caballos. Y cuando digo ni ver es, ni ver. Pasada en falso tras pasada en falso, y los de encaste Muruve ni flores. Todo lo tuvo que hacer Leonardo, como aquel tocayo de apellido Da Vinci que un día pintaba y al día siguiente quería emular el sueño de Ícaro. Lo mismo.

En la lidia de a pie, dos figurones del toreo, José Tomás y Manzanares. Quizá los dos que el pasado domingo en el homenaje a Víctor Barrio salieran peor parados en sus lotes.

Un José Tomás, el cual cortó una oreja al primero de su lote de la ganadería de Cuvillo, sobrero del mismo hierro titular y de nombre “Marcado”. En cuanto pisa el ruedo y mece el capote la gente en sus bocas provoca un olé incontrolado. Deseosos de faena grande, el toro, manso en su comportamiento, fue una vez al caballo montado por Pedro Iturralde, el cual fue aplaudido por el respetable. Se rajó pronto en cuanto el de Galapagar impuso su ley. La ley de la técnica y el temple. Excelente final de faena en los terrenos de chiqueros. Una oreja tras la estocada, de la cual el torero salió encunado y con habilidad sorteo un posible revolcón. Estatuarios en el comienzo de faena en el quinto de la tarde rematado con una trincherilla de cartel. Pero el culmen de su faena fue una tanda al natural muy de verdad. De esa verdad que hace que al público se le ponga un nudo en la garganta, que cuando pasa entra en el éxtasis de incuso tras un bajonazo pedir las dos orejas, las cuales la autoridad no dudo en concederlas.

Toreo grande de José María Manzanares al primero de su lote. Excelente el de Cuvillo y excelente al verónica el alicantino. Al natural se vivieron los pasajes mejores de la actual feria. Pases con la hondura del mando pero también del arte. Con la diestra, seriedad y sobre todo poderío. Ganas tenía el público de la suerte de recibir con la espada y no se hizo desear. Como su padre el gran maestro, en terrenos del tendido 2 ejecuto la suerte suprema. Dos orejas de ley y algunos aficionados pidieron la vuelta al ruedo para el toro. El sexto, un toro complicado, manso y rajado. Manzanares con el capote lo toreo con templanza. Con la pañosa intentó gustar a los congregados en el coso del paseo de zorrilla. No lo terminó de conseguir pese a los esfuerzos, con un toro que echaba la cara arriba al terminar los pases. Con la estocada cortó la tercera oreja en su cuenta particular lo que le hacía terminar en tablas con José Tomás.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar