Ad Clicks : Ad Views :
Home / Opinion / FELIZ CUMPLEAÑOS, CONSTITUCION

FELIZ CUMPLEAÑOS, CONSTITUCION

Con todos sus posibles defectos, la Constitución  de 1978 es  sin duda alguna  la mejor  y la más aceptada de cuantas hemos tenido
Lo que hoy  se pretende  de abrir el melón de la reforma constitucional no va a satisfacer en nada las ambiciones nacionalistas  de ruptura  de quien ya tienen decidido que su camino es la independencia

Teodoro Sanz,  licenciado en Derecho

38 años de vida  con la Constitución Española, ratificada en Referéndum nacional el día  6 de diciembre de 1978.

Como ya he dicho en otra ocasión, nadie nos puso una pistola al pecho para decir sí o decir no, o votar en blanco, como nadie tampoco nos obligó a ir a votar. La Constitución Española nace como un acto necesario de acuerdo para superar la confrontación izquierda- derecha,  centro- nacionalismos; y nace por consenso en el que participan todas las fuerzas democráticas presentes en el Congreso. Basta ver quiénes son los ponentes para tomar nota de la presencia de socialistas, comunistas, centristras, derechistas, y autonomistas. Quien no estuvo al final en el consenso constitucional, el PNV, no fue porque no quisiera y deseara una Constitución  y sobre todo una autonomía, sino porque su discurso separatista y en parte racial quedaba definitivamente  tocado; un nacionalista que se precie jamás tendrá un límite  dentro del marco constitucional. Su única meta  y límite es la independencia de su  taifa – llamémoslo así porque es adonde nos quieren hacer retroceder-.

Por eso,  lo que hoy  se pretende  de abrir el melón de la reforma constitucional no va a satisfacer en nada las ambiciones nacionalistas  de ruptura  de quien ya tienen decidido que su camino es la independencia, consensuada o sin consensuar.

Se vuelve a hablar de una reforma federal asimétrica y decir  federal y asimétrica es tanto como decir círculo cuadrado. No puede ser; es una antinomia o contradicción  in términis -ya salió el latinajo-. No hay nada que objetar a un Estado Federal, si así lo quiere el pueblo soberano. Pero un Estado Federal es  por definición una división territorial administrativa y competencial cerrada en la que los estados federados tienen  una lista de competencias y el Gobierno Federal otra. Que no se le ocurra  a un Gobernador de USA meter las narices en asuntos del Gobierno Federal, o entorpecer una investigación del FBI,  o desobedecer una sentencia del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, que ejerce la función de Tribunal Constitucional. ¿A qué gobernador USA  conocemos o  hemos visto ejerciendo por ejemplo de  embajador  y presentarse como tal? 

Si lo que se quiere  es  abrir un proceso constituyente, como  pide Podemos, hágase pero sujeto al procedimiento previsto con lo cual no hay en realidad  Poder constituyente originario sino Poder  Constituyente ya constituido. Por mucho que  quieran, la reforma constitucional sólo se podrá hacer por los cauces indicados en esta misma Constitución de 1978; lo demás será un fraude y un golpe de estado, por muy blando que sea.

Si la reforma afecta al Título Preliminar, a los derechos fundamentales, o a la regulación de la Corona, lo que  se denomina cláusulas pétreas de la Constitución por la dificultad  y garantías que su  reforma exige, se necesitaría la aprobación  por dos tercios de ambas Cámaras -Congreso y Senado-; la disolución de las Cámaras y nuevas elecciones; la aprobación de la reforma por  dos tercios de las nuevas Cámaras  -Congreso y Senado- y Referéndum obligatorio.

No afectando a las materias anteriores, la reforma exige también  un alto grado de consenso como son tres quintos  en cada Cámara, y  si no llegarán a los tres quintos en el Senado,  al menos mayoría absoluta del Senado pero con dos tercios de mayoría  en el Congreso. Es decir;  que al menos se precisa de  una mayoría de  210  miembros del Congreso. Y esto sólo se consigue  con las mayorías de PP + PSOE.  Y  si en el Senado  no se llega a los tres quintos,  esa  mayoría reforzada  actual  de PP+ PSOE  necesitaría aún  de otros 11 diputados más para llegar a los  dos tercios, es decir, 233 diputados.

Con estas condiciones,  o existe un pacto previo  con puntos concretos perfectamente definidos  y consensuados,  o nos pueden dar las uvas  del  año 2020  y no habremos avanzado ni una coma en  la reforma constitucional.

Y ¿para qué? Porque tengo la impresión de que la reforma constitucional que sueñan unos, es para otros una auténtica pesadilla. Imponer un trágala del 50,01 por ciento o menos aún,  para modificar una constitución que obtuvo  un respaldo del 87,8 por ciento de los votos emitidos  sería  una gravísima irresponsabilidad pues quebraría  el pacto  constitucional.

Con todos sus posibles defectos, la Constitución  de 1978 es  sin duda alguna  la mejor  y la más aceptada de cuantas hemos tenido. Romper el pacto constitucional para intentar satisfacer a quienes no quieren verse nunca satisfechos en el ordenamiento español  es hacer de aprendiz de brujo.

Si ha de haber un pacto, este debería ser en primer lugar el de restablecer el respeto total e indudable al ordenamiento constitucional, y  que quien lo transgreda  sepa que  sus actos tendrán consecuencias muy negativas para  él. Fiat justicia, et  pereat mundus -otra vez el latinajo-, es decir, nuestra garantía de convivencia en paz y en libertad consiste precisamente  en el respeto y acatamiento real y efectivo de la ley, y la primera de todas es la Constitución.  Quien eche un órdago a la soberanía nacional debe tener por cierto que le será aceptado y será derrotado. No cabe el pacto para discutir  si tenemos o  no tenemos Constitución según quién y dónde  se vulnere. Hay Constitución  y ejerce su imperio en todo el territorial nacional. Y puesto que no hay lealtad constitucional en algunos personajes con responsabilidades públicas debería  aplicárseles las  generales de la Ley, y apartarles  de su  responsabilidad, pues no han sido elegidos ni nombrados para  violar las leyes, sino al contrario, para cumplirlas.

Y si esto se hiciera,  como se ha hecho en otros países, suspendiendo por unos años la autonomía rebelde,  quizás  las cosas empiecen a enderezarse.

Como  en esto de la reforma  hay  tiros y puñaladas en todas las direcciones, y los experimentos no van  a ser con gaseosa precisamente, sino con la libertad y el bienestar de los ciudadanos,  voy a decir  en medio de la tormenta: visto lo visto : “Virgencita , que me quede como estoy”.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar