Ad Clicks : Ad Views :
Home / Cultura, Ocio y Turismo / «El cine español lleva mucho tiempo sobreviviendo, y este festival, con 28 ediciones, es un ejemplo de ello»

«El cine español lleva mucho tiempo sobreviviendo, y este festival, con 28 ediciones, es un ejemplo de ello»

El cineasta madrileño, responsable de ‘Ocho apellidos vascos’, la película más taquillera de la historia de nuestro cine, ha reconocido al recibir el Roel de Honor de la Semana de Cine haber tenido mucha suerte a lo largo de su carrera dada la complicada situación que la industria atraviesa en la actualidad.

Pueblosycomarcas.com

Derrochando simpatía y elogios a la Semana de Cine de Medina del Campo. Así se ha presentó en el certamen el cineasta madrileño Emilio Martínez-Lázaro al recoger el Roel de Honor, máximo galardón de la cita cinematográfica. «Recibir un premio como este, que tan amablemente me entrega el festival, invita a echar la vista atrás, aunque eso es algo que ya había empezado a hacer yo antes», ha comentado. «Yo me pregunto: ‘¿Qué he hecho yo?’ ‘¿Qué conclusión saco de mi filmografía?’. Pues que he tenido mucha suerte, porque ahora hay gente en el cine que lo está pasando muy mal», ha apuntado. Una fortuna que ha tenido su máximo reflejo en el fenómeno ‘Ocho apellidos vascos’, la cinta más taquillera de la historia del cine español con casi diez millones de espectadores, un éxito en el que, asegura, el boca a boca ha sido la clave. Martínez-Lázaro firma también otros títulos imprescindibles de nuestro cine, como ‘Lulú de noche’, ‘Amo tu cama rica’, ‘Carreteras secundarias’, ‘Los peores años de nuestra vida’ y ‘Las trece rosas’.

«El cine español lleva mucho tiempo sobreviviendo, y este festival es un ejemplo de ello», ha señalado, haciendo referencia a las 28 ediciones que celebra este año la Semana de Cine. «Ha habido mucha gente que se ha empeñado en que el cine español muriera, pero también ha habido muchos que se han empeñado en lo contrario», ha afirmado, resaltando que «el cortometraje ha sido el gran hallazgo de nuestro cine». «Cuando empecé en esto, no se llevaba lo de hacer cortometrajes; es más, uno de los primeros que se hizo en este país lo rodé yo, pero ahora esto se ha disparado, sobre todo entre la gente joven», ha comentado. Ese trabajo es ‘Aspavientos’, con el que iniciaba su carrera en 1969. «Es curioso que los partidos políticos son frívolos en este sentido y no toman en cuenta esas inquietudes», ha aseverado, «cuando los cortometrajes son fundamentales para la existencia de un cine en el futuro». Asimismo, ha alabado el talento de los directores emergentes, que «son capaces de contar cosas muy ingeniosas con muy pocos medios».

Sobre la situación actual que atraviesa nuestro cine, apuntó que las películas que están por venir pueden beneficiarse del rotundo éxito de taquilla de ‘Ocho apellidos vascos’ y otras cintas españolas en los últimos meses. «Ha vuelto a las salas gente que había dejado de ir y eso hay que aprovecharlo, pero tiene que pasar una cosa: que haya paciencia y comprensión, porque hacer buenas películas lleva mucho tiempo», ha explicado. «La industria necesita el apoyo del Gobierno, porque la Cultura es un asunto de Estado y no se puede mercadear con ella, pero también de los medios de comunicación y, sobre todo, de la propia sociedad», ha declarado, «porque así podrán salir adelante los dos tipos de cine que alimentan la industria: el más minoritario y el más popular».

El inicio del rodaje de la secuela de ‘Ocho apellidos vascos’, previsto para mayo

Martínez-Lázaro guarda en su haber numerosos reconocimientos nacionales e internacionales, entre los que destaca el Oso de Oro en la Berlinale por ‘Las palabras de Max’ (1978). Sin embargo, el Goya aún se le resiste. Sobre el hecho de no haber logrado aún ningún ‘cabezón’ como director, ha confesado que «es una espinita clavada, pero uno se lo toma con mucho humor». Sin embargo, a lo largo de su trayectoria sí ha contado con el aplauso de crítica y público, especialmente con otras dos películas en clave cómica, ‘El otro lado de la cama’ y ‘Los dos lados de la cama’, ambas situadas entre las más taquilleras de la década pasada. «Con ‘El otro lado de la cama’ me pasó algo que nunca me había ocurrido antes: que la gente empezó a pararme por la calle y a preguntarme por mi película», ha reconocido. «Uno no planea hacer una película comercial, eso es algo que sale», ha comentado, «pero tienes que hacer la cinta para ti mismo y tratar de que lo que te transmite pueda sentirlo mucha gente». «He sentido mucha satisfacción con ‘Ocho apellidos vascos’, pero también con otras que no ha visto tanta gente», ha apuntado. Como ‘La voz de su amo’, que rodó en 2001, filme que considera el mejor de su carrera y que, sin embargo, no obtuvo el favor del público. 

Entre sus próximos proyectos se encuentra, precisamente, la secuela de ‘Ocho apellidos vascos’, cuyo rodaje está previsto que se inicie el próximo mes de mayo. «Guionistas y actores están muy inquietos, hay mucha presión por lograr estar a la altura de la primera parte», ha reconocido. Aunque sus mayores éxitos han sido comedias, ha afirmado que es el género que más complicado le resulta, porque «tiene un efecto inmediato: si en la cinta hay un gag cómico y la gente no se ríe, estás perdido, por eso da más miedo». «Preferiría que no existieran etiquetas para las películas, un género que no fuera género», ha comentado, «porque ahora, cuando quiera hacer una película, me preguntarán si es una comedia, y cuando diga que no, me encontraré con las mismas dificultades que cualquier principiante».

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar