Ad Clicks : Ad Views :
Home / Toros / DESPUÉS DE LA TEMPESTAD VOLVIÓ LA CALMA

DESPUÉS DE LA TEMPESTAD VOLVIÓ LA CALMA

Segunda de abono de la Feria de la Virgen de San Lorenzo de Valladolid con toros de Zalduendo, el 3º y 4º de Las Ramblas como sobreros, para los diestros Morante de la Puebla, Sebastián Castella y Alberto López Simón

Aspecto de la Plaza de Toros de Valladolid minutos antes del inicio de la corrida.

Juan A. García Tejedor

Tras la explosión de sentimientos y toreo vividos el pasado domingo en el coso del Paseo de Zorrilla durante el merecido y emotivo homenaje a Víctor Barrio, este jueves volvía la calma en forma de corrida mal presentada y muy baja de raza de Zalduendo.

Resultó muy flojo el primer toro de Zalduendo, que no se empleó en el único puyazo que recibió. Morante apenas quiso verlo. Abrevió, recetándole una estocada casi entera. Ante la imposibilidad por incapacidad del diestro de utilizar el estoque de cruceta, el de La Puebla del Río optó por tirarse otra vez a matar con el anterior estoque clavado, incluso en tres ocasiones. Recibió la bronca del público.

No tuvo suerte Morante con el segundo de su lote. Un sobrero de Las Ramblas que sustituyó al titular de Zalduendo por inválido. Aun así el sevillano estuvo con ganas no reconocidas por el respetable. Incierto, descastado el de Las Ramblas, tenía poco que sacar. Morante estuvo correcto y en el tercio le dio pases sueltos con gusto. Mató de pinchazo y media estocada y hubo división de opiniones.

En el quinto se ovacionó al picador José Doblado. Toreó con el caballo y señaló un picotazo en todo lo alto. Bien en banderillas desmonterándose José Chacón. Manso y rajado el de Zalduendo, Sebastián se fue a terrenos de chiqueros a realizar la faena. No terminó de transmitir la faena con un toro rajado, feo y anovillado. Castella, firme y poderoso, estuvo siempre por encima del toro. Supo agradecérselo el público y tras un aviso corto un trofeo.

Incierto y echando la cara arriba, así se comportó de salida el primero del lote de Sebastián Castella y extraordinario en la lidia José Chacón. Inició la faena el francés en el tercio, con estatuarios marca de la casa. Se vino arriba el toro descolgándose, algo que supo ver Castella. No se lo puso fácil el de Zalduendo. Citó de frente por el pitón izquierdo dejándole la muleta puesta y tirando del toro. Aun así por ese pitón protestó. Fue una pena que el toro se partiera la mano izquierda en el epílogo de la faena. Dos pinchazos y estocada sirvieron. Cariñoso el público, que le premió con una ovación.

Se devolvió el tercero y el sobrero no dejó buenos augurios, al acudir incluso hasta en cuatro ocasiones a los montados y saliendo suelto de los mismos. Este sobrero, también de Zalduendo, fue un manso pregonado. Simón comenzó la faena sabiendo que el toro se iba a la querencia, con toques fuertes y sometiéndole. Muy tapado en todo momento, el de Barajas supo instrumentar pases muy templados. Mano baja para saber quién mandaba en el ruedo. Supo estar colocado López Simón para poder ligar muletazos con la diestra. Por encima el diestro del toro. Un pinchazo sin soltar y una estocada le valieron para cortar una oreja.

López Simón brindó la faena del impresentable sexto a Gabi, capitán del Atlético de Madrid. Se vieron los colores que se gasta el madrileño. Sobre la faena sin toro, no hubo emoción ninguna. Voluntad, eso sí que el respetable supo agradecer. Tandas por ambos pitones y entrega a raudales. Pinchazo y estocada y una ovación de reconocimiento final.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar