Ad Clicks : Ad Views :
Home / Sociedad / CASTRONUÑO CONMEMORA EL DÍA DE LA MUJER

CASTRONUÑO CONMEMORA EL DÍA DE LA MUJER

En el manifiesto leído se recordó que “todavía hoy, en pleno siglo XXI,  las razones para convocar esta concentración son muchas: desde la precariedad hasta la brecha salarial, la invisibilización del trabajo de cuidados, las violencias machistas y cotidianas o los recortes de derechos”

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

La localidad de Castronuño celebró ayer el Día Internacional de la Mujer con la lectura de un manifiesto, a cargo de Rosana de Castro Blanco, en el que participaron cerca del medio centenar de mujeres que estuvieron acompañadas por algún varón, entre ellos el Alcalde Enrique Seoane.

El texto del manifiesto, que a continuación se reproduce literalmente, recuerda en uno de sus primeros párrafos que “todavía hoy, en pleno siglo XXI,  las razones para convocar esta concentración son muchas: desde la precariedad hasta la brecha salarial, la invisibilización del trabajo de cuidados, las violencias machistas y cotidianas o los recortes de derechos”.

MANIFIESTO COMPLETO

Hoy, 8 de marzo del 2018, 43 años después de que se institucionalizara la igualdad entre hombres y mujeres en la constitución de 1975, todavía hoy las mujeres nos vemos obligadas a reivindicar la igualdad real, nos vemos obligadas a luchar por lo que se nos niega en esta sociedad machista y patriarcal. Aunque sí que es cierto, y es de agradecer, cada vez más hombres apoyan nuestras demandas feministas, porque no olvidemos que la lucha feminista es la lucha por la igualdad. Somos feministas por el hecho de ser mujer, cosa que ni podemos ni queremos evitar. 

Todavía hoy, en pleno siglo XXI,  las razones para convocar esta concentración son muchas: desde la precariedad hasta la brecha salarial, la invisibilización del trabajo de cuidados, las violencias machistas y cotidianas o los recortes de derechos. 

En primer lugar, se puede comprobar que las cifras de paro y empleo son peores para las mujeres que para los hombres. El propio Consejo Económico y Social (CES) advirtió hace meses de que la evolución laboral de las mujeres es peor que la que están experimentando los hombres.

400.000 mujeres trabajan a tiempo parcial por obligaciones familiares. Muchas son las mujeres que abandonan su trabajo remunerado o aceptan este tipo de trabajo a tiempo parcial para cuidar de menores o personas mayores y dependientes. La cosa empeora si hablamos del medio rural. El 75% del trabajo a tiempo parcial está firmado por mujeres, con lo que esto conlleva: salarios y cotizaciones más bajos, que a su vez generan menos derechos en términos de prestaciones sociales. 

La brecha salarial entre hombres y mujeres afecta a mujeres de todos los niveles formativos, edades y ocupaciones. De media, en España, una mujer cobra un 13% menos que un hombre por cada hora de trabajo.

Esta diferencia de salario provoca otra brecha, la de las pensiones. Esta se genera como consecuencia de la mayor precariedad, de la brecha salarial, de las carreras laborales más discontinuas e irregulares y en buena parte por las ausencias y lagunas en nuestros empleos para ocuparnos de las tareas de cuidado. Las mujeres solo representan el 36,1% de las personas jubiladas con derecho a prestación y su pensión media es de 768 euros al mes frente a los 1.220 euros de los hombres. Por lo tanto, las mujeres somos mayoría entre las pensiones más bajas.

Por otro lado, las mujeres dedicamos  el doble de horas que el hombre al trabajo no pagado. El trabajo de cuidados no remunerado sigue mayoritariamente en manos de mujeres. Los hombres dedican de media 14 horas semanales a estas tareas frente a las 27 horas que emplean las mujeres. Detrás de este dato se esconde la doble jornada que arrastramos las mujeres.

Aunque las mujeres somos el 51% de la población y representamos más de la mitad de las personas tituladas en nuestro país, pocas son las mujeres que ocupan  puestos de poder. La representación de las mujeres en instituciones y puestos de responsabilidad está lejos del equilibrio. Las mujeres apenas tenemos presencia en los altos cargos de la administración o en los consejos de administración de las grandes empresas y somos minoría entre los catedráticos y los profesores de investigación de organismos como el CSIC.

Si hablamos de la violencia sistemática y continuada que sufrimos las mujeres por el hecho de serlo, vemos que esta es una lacra que no cesa. Desde el año 2002, más de 900 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas. En el año 2017, fueron 56 las asesinadas por violencia de género. 

Anualmente se producen en España unas 9.000 agresiones sexuales a mujeres. En este país hay una violación contra mujeres cada 8 horas, mujeres a las que además se las juzga y criminaliza, anteponiendo la presunción de inocencia de su agresor, cuando está probado que el 99% de las denuncias son ciertas. Tampoco podemos olvidar las violaciones grupales que tristemente se están convirtiendo en noticia demasiado cotidiana. 

Por todas estas razones, las mujeres y los hombres de Castronuño y de todo el país debemos de seguir luchando por conseguir la igualdad y erradicar la violencia machista. Tomemos conciencia de que somos nosotras las que movemos el mundo, si las mujeres paramos, el mundo se para. 

LUCHEMOS POR LA IGUALDAD HOY Y TODOS LOS DÍAS DEL AÑO.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar