Ad Clicks : Ad Views :
Home / Opinion / Calor, calor y a disfrutar. Capturas escritas por Saúl N. Amado

Calor, calor y a disfrutar. Capturas escritas por Saúl N. Amado

Tenemos esa fea costumbre de quejarnos por causas naturales: “¡Ya está bien, qué frío hace, cuándo llegará el verano…!”, “¡Maldita lluvia, cuándo parará de llover…!”; y cuando el tan ansiado estío y bochorno llega a las dermis lechosas y albinas de los españoles la historia se repite como si de una redundancia redundante se tratase: “¡Joder, qué asco de calor…!”.

Pues es que lo habitual y ordinario de esta temporada veraniega es que la calor –como dicen por el sur– sea persistente, cargante y omnipresente.

Para poder sobrellevar mejor esta calorina he decidido comprar un ventilador para el salón para que me acompañe en esos lapsos ardientes que queman y calcinan hasta la última neurona y que me impiden escribir la columna para el próximo martes. Pues bien, qué sorpresa la mía cuando llego a la tienda de electrodomésticos y me encuentro que el pasillo de los ventiladores parece un hospital robado. Ni uno. Ni rastro. Al parecer era el último bobo que estaba soportando y sufriendo este gran bochorno que cae sobre nosotros y eso que un gran cartel en la entrada rezaba: “Yo no soy tonto”.

Al fin me hice con un ventilador y ahora escribo esta columna bajo la brisa fresca que desprende dicho artilugio. En el ambiente se sigue respirando un olor a malestar e incomodidad por el verano; un sentimiento que nos produce, cuanto menos, enfado y cabreo. Que nos aplana y nos deja desarmados e indefensos; incluso abatidos.

Pero llevamos un año arrastrando esas frases rabiosas y desiderativas que pronunciaba al comienzo. Creo que ha llegado el momento de dejar que el calor nos ataque por donde quiera y de disfrutar. Para eso está el verano;  y yo voy a hacer lo que dicta tan excelente y maravilloso infinitivo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar