Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :
Home / Cultura, Ocio y Turismo / Aldeamayor de San Martín vuelve a reivindicarse como epicentro de la música folk

Aldeamayor de San Martín vuelve a reivindicarse como epicentro de la música folk

/
  • Con la celebración, en la noche del sábado, del XXXVI Certamen de Dulzaina en el que participaron La orquestina La Cantina, el dúo San Miguel – Fraser y la Asociación de Música Tradicional Tierra de Pinares

Pueblosycomarcas.com@PueblosComarcas

Aldeamayor de San Martín volvió a vivir, en la noche de este sábado, uno de los momentos mágicos del arranque de sus fiestas patronales en honor de  San Roque con la celebración de la trigésimo sexta edición del Certamen de Dulzaina que organiza la Asociación de Música Tradicional Tierra de Pinares en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad.

La Casa de Cultura Adolfo Suárez fue nuevamente el escenario desde donde formaciones de música folk llegadas de diferentes puntos, este año no sólo del panorama regional sino internacional, ofrecieron una velada para exaltar la música de raíz ya sea interpretada con el instrumento que da nombre al evento o con otros de familias distintas.

Los participantes en esta edición han sido la Orquestina La Cantina, de Soria; el dúo ‘San Miguel – Fraser’, a caballo entre Valladolid y los Estados Unidos de América; y la Asociación de Música Tradicional Tierra de Pinares, de la villa anfitriona.

Tras las oportunas presentaciones abrieron cartel los sorianos ‘La Orquestina de la Cantina’. Se trata de una agrupación que surge en 2010 con el objetivo de entretener al gentío, en el caso de los más mayores haciéndoles abrir el baúl de los recuerdos de una época pasada donde la música y el baile eran unos de los pocos recursos de ocio, y por otro lado enseñar a los más pequeños como se divertían sus abuelos.

La música de la “Orquestina de la Cantina” intenta reproducir los bailes que los gaiteros daban allá por las décadas de los 30-40 y 50. La orquestina la conforman cuatro músicos con dilatadas carreras musicales en varios ámbitos: gaiteros, charangas, grupos de folk, grupos de rock, y relacionados todos ellos con la enseñanza musical tradicional. Y todo ello con una puesta en escena diferente, teatral y con el humor, en formato sainete, como hilo conductor.

Los segundos en presentarse ante el público fueron el dúo San Miguel  – Fraser está compuesto por los violinistas María San Miguel y Galen Fraser. Se trata de dos músicos que han creado un estilo propio a través de la denominada New Acustic Music, tendencia folk estadounidense, y de la música de raíz de Castilla. Ella, vinculada a Aldeamayor desde su niñez, se inició cuando tenía tres años y él es hijo de una de las leyendas vivas del folk escocés, Alasdair Fraser, y se ha formado en los conservatorios de su ciudad, de su comunidad, de Oviedo y de Detmold, en Alemania mientras que Fraser estudió composición en el Berklee College de Boston, la mayor universidad de música del mundo. María se adentró en el folk irlandés y escocés y así fue cómo conoció a Galan y cómo sintió la curiosidad de introducir el violín en la música tradicional castellana. A doble violín o ella con violín y él con cistro interpretaron composiciones tradicionales castellanas, de alguna otra región e incluso alguna de fuera de nuestras fronteras en este original formato con los instrumentos de cuerda como protagonistas.

La Asociación de Música Tradicional ‘Tierra de Pinares’, fue la encargada de poner el punto y final de la noche  presentándose ante su parroquia con una formación de músicos “armados” con dulzainas, percusión y guitarra y bajo.  

Interpretaron varios temas de composición propia contando con la participación de varios componentes de las agrupaciones de danza Aldea Maior, Virgen de los Aguadores y Arienzo. Uno de ellos, siguiendo la tradición de componer temas a los miembros del grupo que contraen matrimonio, estuvo dedicado a Alma Castán y Ernesto de Miguel, caja de la asociación. Se trata de una jota, titulada ‘La madrileña’ a la que se ha aplicado una coreografía utilizando pasos de baile típicos de cuatro de las comarcas de Valladolid como son Torozos, Tierra de Campos, Valle Esgueva y tierra de pinares.

Bailaron también unas habas tituladas ‘Habas de la Soto’, compuestas por Luis Ángel Fernández en honor a su mujer, y un baile corrido compuesto también por Fernández para el grupo de danzas de la localidad.

Por otro lado, los de Aldeamayor ofrecieron un pequeño set instrumental sin danza en el que se marcaron algún pasodoble y una polka incluidos en el trabajo ‘Toques de fiesta’ y  el pasacalles de Librado, como sentido homenaje a Librado Rogado fallecido hace pocas semanas.

Y siguiendo con puntos emotivos, desde la asociación se tuvo un recuerdo al que fuera primer presidente del colectivo, Fermín Benito Villafañe, fallecido este año y quien, como se indicó en el acto, ayudó a poner las bases del colectivo. Uno de los integrante de la formación leyó una carta de agradecimiento de su viuda, ausente en el acto por motivos personales, y se hizo entrega de una placa a su hermana. Además, en su honor, músicos y danzantes interpretaron la Jota de Aldeamayor, recopilada hace décadas a partir de los tarareos del ya desaparecido Práxedes Castán.

GALERÍA DE FOTOS

 

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar