Ad Clicks : Ad Views :
Home / Opinion / A Vuela Pluma: fuese… y no hubo nada

A Vuela Pluma: fuese… y no hubo nada

Todo apunta a que la  consulta a los ciudadanos de Cataluña sobre si desean que Cataluña sea un Estado independiente no va  a ser convocada.

Teodoro Sanz Rivas, Licenciado en Derecho.

Que no se celebraría ya lo sabíamos puesto que el Gobierno impugnó la Ley y como efecto automático  todo lo que  se derivaría de ella queda también suspendido, pese a lo cual  se dictó  el Decreto  nombrando algo así como una comisión electoral, vamos la Junta Electoral Central de Cataluña, pero  uno de sus miembros apenas recién nombrado, el profesor Quim Brugué, explicó que se iba porque, a su juicio, no se incluían las suficientes "garantías democráticas". 

Desde dentro del propio nacionalismo  ya  nadie discute que  la gestión de la famosa consulta es una chapuza de principio a fin. Por no haber no hay ni marco legal desarrollado para hacer viable la consulta. Tan es así que el Colegio de Secretarios Interventores y Depositarios de Administración Local  de Cataluña se ha dirigido a  la Consejería de Presidencia para  pedir instrucciones, dado lo avanzado de las fechas, sobre cómo organizar los colegios electorales, la intervención de los Ayuntamientos, etc.; es decir,  si como ocurre en las elecciones buenas y legales, los Ayuntamientos  deben  cooperar activamente en la infraestructura y organización de la consulta. La respuesta  ha sido  ambigua: se hará conforme a la legalidad vigente.

¿Cómo es eso si la Ley  que ampara la consulta está suspendida? ¿Cómo es eso si hay ayuntamientos que si no tienen  el respaldo del Tribunal Constitucional no van a dar apoyo alguno  a la  consulta? ¿Se votará  en unos municipios y en otros no?  Y si no es legal ¿cómo y a quién se va a obligar a ser miembro de la mesa electoral? Y  si los miembros son voluntarios afines ¿dónde está la neutralidad  e imparcialidad? Y si no es legal, ¿por qué se van a sentir obligados por su resultado quienes, por respeto a la legalidad constitucional, se queden en casa?

Es esperpéntico, por no dar un calificativo más duro y más acorde con la finalidad de control ideológico, ver  como hay personas  que van casa por casa identificando  a los ciudadanos y anotando su opinión sobre la independencia. Ya se han cursado denuncias ante la  Agencia de Protección de Datos por  el  uso y almacenamiento de ficheros ideológicos.  Sí, se ficha a la gente en función de su posicionamiento ideológico. Y eso  ¿es democrático?   No, eso es coacción llevada a cada casa. Eso es totalitarismo ideológico.

El Gobierno de la Generalidad, y la TV3 oficial están al servicio exclusivo, no de la participación democrática, sino de difundir claramente un posicionamiento soberanista.  Y eso,  ¿es  democrático? No, eso  es parcialidad en los medios públicos y  gubernamentales. Eso es que una parte juega con absoluta ventaja, y no hay una administración  electoral neutral.

Así que no me extraña  que desde dentro de las propias filas del catalanismo  haya quien se esté  echando  las manos a la cabeza, y preguntándose hasta dónde puede llegar el delirio nacionalista.  Pues ya lo vemos:  al estilo nazi se están haciendo listas  de ciudadanos “patriotas catalanes”, y de ciudadanos charnegos y botifler.  Esa es la campaña de la  ANC.

Con estas  circunstancias ¿cómo se atreven a calificar de democrática la consulta soberanista?

Ya es  muy  grave, y  lo dije en anteriores artículos, que por un 51 %, o un 60%  se quiera  eliminar y pisotear los derechos  fundamentales de todos los ciudadanos  españoles, catalanes incluidos, e  incluso  varios de los derechos  básicos de la Declaración de los Derechos del Hombre, como  el de  que nadie puede ser privado de su nacionalidad;  pero que además eso se haga vulnerando flagrantemente todas las normas democráticas y garantías democráticas de libre participación y neutralidad de la Administración  me parece  intolerable.

El  farol museístico que  se tiró Artur Mas se le vuelve en contra. Sabe que no puede contra la Ley y el Estado organizar nada. Sabe que si lo hace o incurre  en delito  o  si utiliza a la ANC  eso no será reconocido ni  siquiera dentro de Cataluña, y sabe  que fraccionaría irremisiblemente  aún  más de lo que está a la sociedad catalana, amén de la fuga  de la inversión extranjera  que  puede no importarle mucho el debate, pero sí  el ámbito  comercial de la UE, y del euro al que  hoy por hoy sigue  perteneciendo Cataluña, pero que  no sería nada seguro  en una deriva  secesionista.

Ojo  por ojo, todos tuertos. A. Mas   sabe que ojo  por ojo, Cataluña   ciega. En este delirio nadie gana, y   sobre todo, Cataluña pierde, y eso lo  sabe todo el mundo.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Linkedin
  • Pinterest
This div height required for enabling the sticky sidebar